Indra se adjudicó en 2015 el suministro de seis nuevos simuladores víctrix para las Fuerzas Armadas

Indra logró el pasado año varios contratos para suministrar al Ministerio de Defensa español seis nuevos simuladores Víctrix de entrenamiento de operaciones y formación de soldados, según informa la multinacional en un comunicado.

En concreto, dos de estos simuladores están destinados al Ejército del Aire, otros dos al Ejército de Tierra, uno a la Armada y otro a la Guardia Real. “Con estos nuevos contratos, la cifra de simuladores Víctrix entregados por Indra a las Fuerzas Armadas se sitúa en 34″, añade.

Los simuladores, desarrollados en el Centro de Excelencia de Indra en León, reproducen escenarios y situaciones reales a los que los soldados se enfrentan en sus operaciones, permitiendo el entrenamiento en un entorno virtual utilizando el arma reglamentaria debidamente adaptada con un puntero láser y sistema de retroceso.

Indra, que ha entregado ya más de 200 sistemas a 23 países y 51 clientes, asegura que el uso del simulador Víctrix por los diferentes cuerpos de las Fuerzas Armadas ha permitido la armonización del entrenamiento y ha facilitado la logística y mantenimiento del sistema.

“Desde que se entregaron los primeros simuladores en 2007, Indra ha ido mejorando la parte gráfica y visual del sistema, pero también ha adaptado el sistema a las necesidades de entrenamiento concretas de las Fuerzas Armadas, lo que distingue esta solución de otras similares”, reamrca.

En concreto, algunas de las mejoras realizadas incluyen la preparación del sistema para su empleo con armas reglamentarias reales, así como la incorporación de un dispositivo de fuego hostil, proyectores de última generación y unidades gráficas y de proceso más potentes. También ha mejorado la resolución de la puntería y se ha dotado al usuario de más capacidad para diseñar sus propios ejercicios y para que pueda explotar los datos obtenidos durante el ejercicio.

La multinacional trabaja ahora en la implementación de nuevas funcionalidades que diferenciarán aún más el sistema y que permitirán dar una respuesta más ajustada a las necesidades de entrenamiento de los usuarios.

Por otro lado, defiende que el entrenamiento en el simulador eleva “notablemente” la precisión de tiro de los soldados, al tiempo que genera importantes ahorros de munición, combustible y tiempo, lo que permite la amortización de la solución a corto plazo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada