El BCE comienza el 2016 manteniendo la tasa directriz de la zona euro

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), en rueda de prensa tras la reunión del organismo en Fráncfort, el 21 de enero de 2016

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), en rueda de prensa tras la reunión del organismo en Fráncfort, el 21 de enero de 2016

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo estable la tasa de interés de la zona euro, en su primera decisión de 2016, informó su portavoz al anunciar una decisión acorde con las previsiones de los analistas.

La tasa directriz, barómetro de los intereses a los préstamos en la zona euro, se mantuvo en 0,05%, un nivel que está vigente desde septiembre de 2014. La tasa para los depósitos se mantuvo en -0,3%, cota estipulada en diciembre, y la tasa para los préstamos marginales quedó en 0,3%.

Tras el anuncio el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que va a ser necesario revisar e incluso reconsiderar a principios de marzo la política monetaria, un indicio de que el emisor europeo puede estar considerando una política monetaria aún más expansiva. “Va a ser necesario revisar y quizás reconsiderar nuestra política monetaria a principios de marzo”, dijo Draghi en una conferencia de prensa posterior al anuncio de que el emisor va a mantener su tasa directriz.

Draghi dijo además que el emisor europeo está determinado a hacer todo lo que sea posible para estimular la inflación de la Zona Euro y llevarla a los objetivos marcados, sin ponerse límites sobre los instrumentos a utilizar. “Tenemos la capacidad, la voluntad y la determinación para actuar. No hay límites sobre lo lejos que podemos ir a la hora de usar instrumentos de política (monetaria)”, dijo Draghi.

En diciembre, los precios se mantuvieron estables en la zona euro, con una inflación de 0,2%, un dato que decepcionó a los analistas y que colocó presión sobre el BCE para que anuncie medidas adicionales de estímulo.

El emisor europeo mantiene las tasas en un mínimo como mecanismo para estimular los precios en la zona euro, con el objetivo de aumentar la cantidad de dinero en circulación, abaratando el crédito para las empresas y los hogares. Como parte de esta estrategia, el Banco Central también coloca un interés negativo a los depósitos, para penalizar a los bancos guarden dinero y estimular la circulación. El BCE adopta una política monetaria expansiva comprando deuda pública y privada en condiciones ventajosas para los bancos.

Pero los analistas especulan sobre si Draghi va tener que usar más medidas para aumentar la oferta monetaria, en un momento en que la zona euro registró una desaceleración del crecimiento en el tercer trimestre de 2015, según datos de noviembre de la agencia europea de estadísticas Eurostat.

En la reunión de diciembre, el BCE decidió recortar la tasa clave que rige los depósitos desde un nivel de -0,10% al 0,30% negativo actual, y anunció además que extenderá el programa de alivio cuantitativo para estimular a la economía en seis meses más, hasta marzo de 2017. Esta decisión decepcionó a los inversores, que esperaban un anuncio más contundente. Los expertos dijeron también tras la última cita de 2015 que un anuncio de medidas que salgan del margen previsto por los mercados y los inversores podrían dañar la credibilidad de la institución.

Los mercados asiáticos volvieron a caer este jueves, en un momento en que las bolsas tambalean por la inquietudes de los inversores, nerviosos por la caída de los precios del petróleo y la incertidumbre sobre las economías emergentes.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada