La CE propone que los países puedan tasar los beneficios derivados a paraísos fiscales

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

La Comisión Europea propuso hoy que los Estados miembros puedan gravar los beneficios que las multinacionales producen en su territorio pero derivan a filiales en paraísos fiscales o con impuestos de sociedades muy bajos, dentro de unas medidas que refuerzan la lucha contra la evasión fiscal.

“Miles de millones de euros se pierden cada año por la evasión fiscal, un dinero que podría utilizarse para servicios públicos como las escuelas y los hospitales, o para impulsar el empleo y el crecimiento”, lamentó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Financieros y Fiscalidad, Pierre Moscovici.

La propuesta busca impedir que las grandes empresas se beneficien de lagunas legales o de la planificación fiscal agresiva para reducir sus contribuciones, e incluye algunas medidas que, de recibir el visto bueno de los Estados miembros y del Parlamento, pasarán a ser de obligado cumplimiento.

Este es el caso de la “regla de compañía extranjera controlada”, que permite que un Estado miembro en el que se sitúa la matriz de una empresa grave “cualquier beneficio que una compañía pasa a un país sin impuestos o con impuestos muy bajos”.

Este sería el caso de que un socio europeo detecte que una multinacional está trasladando parte de los beneficios que produce en su territorio a un tercer país con impuestos corporativos un 40 % menores que los suyos, de modo que la compañía elude el pago de tasas.

La regla permite que esos beneficios se graven como si no hubieran sido transferidos y, en el caso de que la compañía pruebe que ha pagado impuestos fuera, se podrá recibir un crédito fiscal acorde.

Además, el paquete incluye la “regla del intercambio”, que permitirá a los países tasar los dividendos, ganancias de capital y beneficios de un establecimiento permanente que son introducidos en la UE desde un país en el que no se les grava o solo de manera muy baja, hasta ahora exentos para evitar la doble imposición.

Aquellos activos como las patentes o la propiedad intelectual que son desarrollados en un Estado miembro, podrán ser también tasados cuando sean enviados a un tercer país, un movimiento que a menudo se lleva a cabo para evitar pagar impuestos sobre los beneficios que generan.

También plantea limitar la cantidad de pagos de intereses netos que una compañía puede deducir de sus ingresos imponibles, estableciendo un ratio respecto a sus beneficios, de manera que se evite que las empresa creen de manera artificial pagos de deuda entre sus propias filiales para beneficiarse de estas deducciones.

En el caso de entidades o instrumentos híbridos que se consideren desde el punto de vista fiscal de manera diferente por dos países en los que están presentes y como resultado de esta circunstancia puedan eludir impuestos, por ejemplo beneficiándose de una doble deducción, la CE plantea que predomine el régimen del país donde se originen los pagos para asegurar que al menos se grave una vez.

La propuesta presentada hoy no incluye aún nada sobre la Base Tributaria Consolidada Común del Impuesto de Sociedades (BTCC o CCTB por sus siglas en inglés), una idea que lleva aparcada desde que Bruselas la planteara en 2011 y que la Comisión quiere volver a impulsar antes de finales de año.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada