Ponga un robot en su vida

Una mujer mira un robot construido con una impresora 3D durante la Global Robot Expo, este viernes 29 de enero en Madrid

Una mujer mira un robot construido con una impresora 3D durante la Global Robot Expo, este viernes 29 de enero en Madrid

Una selección de los robots domésticos más avanzados se ha dado cita en Madrid en una feria abierta hasta el domingo, con el objetivo de promocionar los autómatas que “pronto entrarán en nuestras casas”.

El producto estrella de la primera edición de la Global Robot Expo, la mayor feria dedicada a la robótica doméstica que se celebra en España, -octavo fabricante mundial de robots- es Peeper, un androide fabricado por la compañía francesa Aldebaran.

Con un metro veinte de altura, éste puede reconocer e interactuar con humanos para hacerles de guía en una empresa o mayordomo en un domicilio.

Las facultades de este autómata ilustran las posibilidades de la robótica doméstica, un sector que se encuentra “en fase embrionaria, pero que pronto experimentará una explosión que hará que los robots estén presentes en nuestras vidas cuotidianas de manera continua”, aseguró el director general de la feria, Enric Forner.

Aunque no es exactamente un robot, en la muestra también se cuentan un traje metálico o exoesqueleto que facilita la movilidad o la foca electrónica Paro con fines terapéuticos.

La Global Robot Expo, que prevé una asistencia superior a las 1.500 personas diarias, cuenta con la participación de más de 130 empresas y con la colaboración de la embajada del Japón, todo un referente mundial en la implantación de la robótica doméstica.

“Los robots contribuyen a mejorar nuestra calidad de vida e incluso pueden mejorar nuestra salud”, afirmó a la AFP el creador de Paro, el japonés Takanori Shibata.

Sin embargo, la comercialización de la robótica en Europa “debe producirse de forma distinta a la japonesa, ya que ellos tienen otra mentalidad”, matizó Pablo Medrano, director general de Casual Robot.

“Aquí los robots tendrán que realmente ser útiles, que no sólo resulten atractivos por el producto en sí”, añadió.

Los elevados precios de fabricación y su complejo uso dificultan la venta de los robots asistenciales a los particulares, pero éstos “pueden ser de gran utilidad para las grandes empresas que cuenten con los medios suficientes para adquirirlos”, afirmó Charles de Castelbajac, el gerente de producción de la empresa suiza F&P Robotics AG.

Durante los próximos cinco años, los expertos prevén que el valor de mercado mundial de la tecnología robótica se incrementará de los 20.000 millones de euros actuales a los 80.000 millones, según el director de la feria.

La Comisión Europea invertirá 700 millones hasta 2020 (con el programa SPARC) para consolidar este sector en el viejo continente.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada