Proveedores de Abengoa crean una asociación para ser interlocutores con banca y administraciones

 En la imagen de ayer, campus Palmas Altas, sede de ABENGOA en Sevilla.

En la imagen de ayer, campus Palmas Altas, sede de ABENGOA en Sevilla.

Un grupo de proveedores y subcontratistas del grupo de empresas de Abengoa tienen previsto constituirse este miércoles en asociación, con vistas a que ésta sirva de “interlocutora” entre esas empresas y la multinacional andaluza, la banca y las administraciones públicas.

Fuentes de los organizadores de esta asociación han explicado a Europa Press que el próximo 3 de febrero en el Club Antares tendrá lugar la constitución de la Asociación de Proveedores y Subcontratistas del grupo de empresas Abengoa SA (Aprosab).

Este movimiento asociativo nace a iniciativa de un grupo de proveedores, liderados por la consultora EFC Group SL, con la intención de “dar respuestas a las inquietudes que surgen en este colectivo, a raíz de la delicada situación financiera por la que atraviesa actualmente el grupo de empresas Abengoa” y al mismo tiempo como “una herramienta para canalizar, informar y asistir a sus asociados en sus relaciones para con el grupo de empresas, las entidades financieras y las administraciones públicas”.

Esta plataforma surge con el espíritu de “aglutinar los intereses del mayor número de empresas afectadas, a las que se ha informado y convocado para su asistencia a dicha constitución”.

Las fuentes han precisado que “existen unas 1.200 empresas afectadas por esa situación, tanto proveedores como subcontratistas”, aunque han apuntado que “no se puede calcular ni el importe de deuda total ni el número de empleados a los que afectaría”.

Han apuntado que el objetivo de la asociación es “facilitar la comunicación, canalizar la información, aglutinar al mayor número posible de proveedores, conocer los datos, e intermediar en los procesos de negociación tanto con la propia Abengoa, con las entidades financieras y con las administraciones públicas”. Así, pretenden “poder marcar una hoja de ruta de negociación con la multinacional; o poder negociar con las administraciones públicas, dado el impacto social que tiene esta situación, e incluso tratar de tramitar posibles ayudas para esas empresas”.

Esta asociación también pretende erigirse en “interlocutor con las entidades financieras para solventar los problemas que existen”.

Han recordado que “gran parte de la deuda la soportan empresas con financiación bancaria”, por lo que se pretende “trabajar con la banca para que establezca líneas de financiación que soporten ese plan de viabilidad”.

Los promotores de esta asociación que han contactado con más de 20 empresas, han precisado que en principio van a trabajar con empresas proveedoras y subcontratistas andaluzas, con las que “primero canalizar la situación y después negociar con la propia empresa, entidades financieras y con organismos públicos”.

“Nos hemos lanzado a esta iniciativa, que todo el mundo la apoya, pues los organismos públicos y la banca quieren conocer la situación, ya que el objetivo inicial es canalizar y centralizar una situación muy dispersa”.

Las fuentes han apuntado que “ante la situación actual del grupo Abengoa, su impago generalizado a los subcontratistas y proveedores, y ante la inseguridad de las distintas informaciones que llegan, incluso de la estructura interna de las distintas empresas que conforman el grupo, se ha considerado por un grupo de subcontratistas y proveedores liderado por EFC Group conveniente la creación de una Asociación de Proveedores y Subcontratistas del grupo Abengoa”.

La asociación tiene como fin básico “la defensa, información, asistencia y gestión de los intereses de sus asociados como proveedores y subcontratistas del grupo Abengoa, el cual se encuentra en situación de insolvencia y ante el impago generalizado de sus créditos que sufren por el mencionado grupo”.

Dicha asociación “pretende ser un interlocutor entre los proveedores y subcontratistas afectados y Abengoa, la banca y las administraciones públicas”.

Han precisado que en el caso de Abengoa “hasta el momento no han existido reuniones para analizar la situación de los proveedores y subcontratistas, ni se le ha dado voz a los mismos; y sin embargo son grandes afectados por esta situación, que en muchos casos ven peligrar sus negocios ante la situación de impago o pago irregular de Abengoa”.

Reconoce que “el plan de viabilidad contempla a los acreedores, y sin embargo hasta ahora los mismos no son conocedores del mencionado plan, y por tanto desconocen cómo y cuánto les afecta”.

Precisa que “en este contexto, se contraponen los intereses de los propios proveedores, que no quieren dejar de prestar sus servicios al grupo, pero quieren ver sus créditos efectivamente pagados”.

Ha apuntado que “de los 5.500 millones de euros de deuda a proveedores que se cifra en este momento, un solo proveedor carecería de fuerza y medios para afrontar una negociación que no finalice, imponiéndose Abengoa con su propuesta”, por lo que “la asociación puede ser un intermediario entre Abengoa y el proveedor, a efectos de solicitar esa información necesaria para los acreedores, con consistencia, puesto que aglutinará a un porcentaje importante de proveedores”.

Sobre su papel como intermediaria con la banca e instituciones financieras, los promotores de la asociación precisan que “la gran mayoría de los proveedores ante el preconcurso de acreedores de Abengoa han sufrido el bloqueo de sus líneas de financiación en base a los efectos comerciales de Abengoa, lo que ha supuesto la iliquidez de muchos proveedores, con el consiguiente impago de sus obligaciones, e incluso en algunos, el abocamiento final de instar el concurso de acreedores, si no revierte la situación actual”.

Por ello, la asociación pretende negociar con la banca e instituciones financieras “nuevas líneas de financiación que suponen una inyección de liquidez con condiciones ventajosas, aprovechando el mayor número de proveedores que confluyan en la asociación”.

Por último con las administraciones públicas, la asociación lamenta que hasta ahora éstas “no han jugado un papel activo en la situación actual de Abengoa”, por lo que “habiendo ya iniciado algunas conversaciones con las instituciones competentes, se pretende dar apoyo de distinta índole a los afectados por Abengoa”. Ello, a su juicio, “podría dar como resultados ayudas a la pymes de manera directa, y a corto plazo”.

Considera que todo esto “necesita de un soporte de asesoramiento financiero, jurídico, de gestión y mediático, al que la asociación le da respuesta”.

HOJA DE RUTA

La hoja de ruta inicial de la Asociación de proveedores y subcontratistas del Grupo Abengoa sería la constitución de la Asociación y gestión de todos los trámites legales oportunos; y solicitar el plan de viabilidad a Abengoa, para analizar en qué medida afecta a los asociados.

Además, pedirán reunirse con las administraciones públicas para solicitar ayudas para los asociados; reunirse con las entidades financieras a fin de conseguir medios de financiación, para los asociados, de acuerdo con las ayudas que se configuren en las administraciones públicas.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada