La confianza del consumidor retrocede 8,3 puntos por las menores expectativas

Varias personas pasean con bolsas de compras.

Varias personas pasean con bolsas de compras.

La confianza del consumidor ha disminuido 8,3 puntos en enero hasta situarse en los 99,1 puntos, presionada por el fuerte retroceso de las expectativas y, en menor medida, por la valoración de la situación actual, según ha publicado hoy el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) muestra un desplome de la valoración en el primer mes del año, con datos muy por debajo de los observados en casi todo el año pasado, con la excepción de febrero.

Esta situación se ha debido al descenso de 2,8 puntos de la confianza de los consumidores en la situación actual (hasta los 92,4 puntos), pero sobre todo a la marcada caída de las expectativas a futuro, que han disminuido 13,9 puntos (hasta los 105,7 puntos).

Respecto a la situación actual, el descenso responde a una peor evolución de todos los componentes, principalmente de la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo (que retrocede 4,5 puntos), aunque también de la valoración de la evolución general de la economía (2,9 puntos menos) y de la evolución de los hogares (1,1 puntos menos).

En cuanto a las expectativas, el comportamiento de los componentes se agrava, ya que la confianza en la futura evolución del mercado de trabajo retrocede 19,1 puntos y la referida a la situación económica lo hace 17,5 puntos, mientras que la situación de los hogares sólo baja 5,1 puntos.

Todo ello refleja un notable descenso en las expectativas de ahorro y de consumo de bienes duraderos, junto con caídas más moderadas de los temores de inflación y en relación a un posible crecimiento de los tipos de interés.

Según la encuesta del CIS, esta peor percepción de la situación económica se refleja en el aumento del número de personas que afirma llegar justo a fin de mes, y el 43,1 % así lo asegura, o que, incluso, ha tenido que contraer deudas o echar mano de sus ahorros, como le ocurre a otro 20 %.

El 13,8 % piensa que la situación económica actual de su hogar es mejor que hace seis meses, sobre todo, por la incorporación de algún miembro al mercado de trabajo, frente al 24,3 % que asegura que su situación es peor, por estar o tener un familiar en paro, el incremento de los precios o el descenso del ingreso familiar.

No obstante, el CIS revela que el 30 % de los encuestados afirma que ninguna persona en su entorno se encuentra en paro, un porcentaje que ha disminuido respecto a la anterior encuesta, aunque el 74 % añade que la situación para encontrar un puesto de trabajo es igual o peor que hace seis meses.

En definitiva, casi 3 de cada 10 personas consideran que la situación actual de la economía española es mejor que en los últimos seis meses, prácticamente el mismo número de personas que opina exactamente lo contrario.

De cara al futuro, el 33,3 % de los encuestados cree que la situación para encontrar un puesto de trabajo será mejor en los próximos seis meses y el 28,2 % piensa que será peor.

En cuanto a las posibilidades de ahorro, el 13,5 % de los entrevistados opina que serán mayores durante el próximo año, el 58,5 % que serán iguales, y el 25,2 % que serán peores.

En general, el 33,5 % de los consultados opina que la situación económica irá a mejor, el 26,6 % que será igual, y el 27,7 % que será peor.

El ICC, como los indicadores de situación actual y de expectativas, puede tomar valores que oscilan entre 0 y 200, de forma que por encima de 100 indica una percepción positiva de los consumidores y por debajo de 100 una percepción negativa.

En base a entrevistas a 1.510 consumidores, el ICC se calcula como media aritmética de los balances de la situación actual de la economía familiar, de la economía española y del empleo, respecto a la que existía hace seis meses, y de las expectativas respectivas para los próximos seis meses.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada