China prevé crecer un 6,5-7 % en 2016 y no lanzar grandes planes de estímulo

El presidente chino, Xi Jinping.

El presidente chino, Xi Jinping.

El Gobierno chino anunció hoy que espera un crecimiento económico entre el 6,5-7 % para este año y descartó que vaya a adoptar grandes planes de estímulo para combatir la desaceleración, después de que el PIB subió en 2015 a su menor ritmo en 25 años, un 6,9 % interanual.

Así lo señaló el ministro responsable de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo (CNRD, el órgano de planificación económica), Xu Shaoshi, en una rueda de prensa en Pekín en la que subrayó el “complejo” entorno doméstico e internacional que afronta la potencia asiática.

Xu anticipó que para este año las autoridades chinas esperan un crecimiento de entre un 6,5 % y un 7 % y se mostró “confiado” en que se podrá conseguir.

También aseguró que “la situación ha cambiado” para China desde la crisis financiera de 2008, cuando Pekín puso en marcha un paquete de inversiones de 4 billones de yuanes (610.000 millones de dólares, 562.000 millones de euros) para estimular la economía.

“Es algo que hicimos al inicio de la crisis financiera internacional, y desempeñó un papel importante dadas las circunstancias de entonces, pero hoy, en la medida en que la situación ha cambiado, no podemos recurrir a estímulos fuertes para ayudar al crecimiento”, señaló el ministro.

China realizó cinco rebajas en los tipos de interés y cuatro en los coeficientes de caja a lo largo de 2015 y Xu consideró que estas medidas ya han sido “amortizadas”.

“Alguna gente dice que no son tan efectivas como querrían que fueran, pero yo digo que tenemos que mirarlo desde una perspectiva diferente”, aseguró Xu, quien insistió en “tener en mente la nueva normalidad de la economía china, porque el entorno, tanto el doméstico como el internacional, es todavía complejo”.

El ministro chino indicó que la política económica de Pekín contempla otras cuestiones, junto a las medidas monetarias o fiscales, y agregó que el país está buscando cómo gestionar la caída de los precios de las materias primas.

“Aún mantenemos un crecimiento económico de un 6,9 %, dentro de un rango razonable, y solamente esto ya muestra que nuestra medidas macroeconómicas son efectivas”, defendió Xu.

El presidente de la CNRD reivindicó que China es una de las economías que más rápido se expanden, aseguró que es “el principal motor del crecimiento del mundo” y citó datos del Banco Mundial para destacar que su contribución a ese crecimiento global fue de un 25,8 % el año pasado.

“Un crecimiento de dobles dígitos no es lo que buscamos”, aseguró el responsable de planificación económica de China, quien añadió que mientras la tasa de paro se mantenga baja es aceptable un menor crecimiento que el registrado en las últimas tres décadas.

Además, el ministro chino reconoció que las estadísticas que elabora su país “no son perfectas”, aunque defendió su credibilidad, porque, dijo, se obtienen con métodos “universales” y siguiendo los estándares del Fondo Monetario Internacional.

“No son perfectas, pero estamos aprendiendo”, apuntó Xu, en respuesta a unas críticas que, afirmó, “no son nuevas”, ya que se han escuchado durante muchos años “a pesar de que China ha disfrutado de un firme crecimiento económico”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada