La morosidad del crédito cierra 2015 en su nivel más bajo desde julio de 2012

Una mujer saca dinero de un cajero automático.

Una mujer saca dinero de un cajero automático.

La morosidad del crédito concedido por bancos, cajas, cooperativas de crédito y financieras que operan en España cerró 2015 con un nuevo recorte que la situó en el 10,12 %, su nivel más bajo de los últimos tres años y medio, en concreto desde julio de 2012.

Según los datos provisionales que hoy ha facilitado el Banco de España, la nueva caída de la mora se debe sobre todo al recorte de los créditos dudosos, que en solo un mes ha superado los 4.000 millones y en un año los 38.200 millones.

También ha bajado el saldo crediticio, ya que pese a que casi todas las entidades españolas están activando la producción de crédito nuevo, aún no es suficiente para que se concedan más créditos de los que se amortizan, con lo que el saldo continúa bajando.

El saldo del crédito concedido por los cuatro tipos de entidades financieras españolas habilitadas para ello terminó 2015 en 1,327 billones de euros, desde los 1,342 billones del mes anterior.

En comparación con el cierre de 2014, la cartera crediticia del sector financiero español se redujo en algo más de 53.000 millones, desde los 1,380 billones que sumaba entonces, coincidiendo con el proceso de desendeudamiento de familias y empresas.

De esta forma, el ratio de mora ya está en el 10,12 %, a punto de perder el nivel de los dos dígitos, más bajo que el 10,35 % registrado en noviembre y que el 12,51 % de enero de 2015.

Según los expertos consultados por Efe, la nueva caída de la mora es una buena noticia, aunque el nivel aún es muy elevado, y sería incluso alarmante si España atravesara una nueva recesión.

En opinión del analista de XTB, Joaquín Robles, el dato de cierre de 2015 está “en línea con el saneamiento del sector bancario”, aunque sigue siendo muy elevado y refleja “lo lejos que está el propio sector de mantener unos márgenes suficientes para hacer frente a unos tipos de interés tan bajos y una morosidad tan elevada”.

Una morosidad que aún está por encima del 10 % sigue siendo “una bomba de relojería para las entidades y el sistema financiero si volviéramos a entrar en un periodo recesivo”.

Y en cuanto al futuro, estos expertos no lo tienen muy claro, ya que, por un lado, la bajada de los tipos de depósito “puede fomentar la fluidez del crédito”, aunque por otro lado, el empeoramiento de la coyuntura económica y el miedo a otra recesión “pueden romper la tendencia de la disminución de créditos dudosos y los créditos a particulares”.

También mejoró a cierre de 2015 la morosidad agregada registrada por bancos, cajas y cooperativas, excluyendo a los establecimientos financieros de crédito (EFC), que bajó al 10,20 % frente al 10,40 % de noviembre y frente al 12,61 % de diciembre de 2014.

En este caso también se redujo el saldo de créditos dudosos, hasta los 1,274 billones de euros, desde los 1,289 billones del mes anterior.

En el caso de los establecimientos financieros de crédito (EFC), el porcentaje de impagados se redujo al 7,07 %, su nivel más bajo en siete años, desde febrero de 2009, después de haber permanecido durante tres meses consecutivos en el 8,69 %.

La cartera crediticia de estas entidades, cuyo principal negocio es la financiación de grandes bienes de consumo como automóviles, muebles, aparatos electrónicos o electrodomésticos, siguió aumentando, como ha venido ocurriendo durante todo el año, y alcanzó los 39.859 millones de euros.

Por el contrario, los impagos se redujeron hasta los 2.818 millones, desde los 2.925 millones anteriores, lo que permitió la bajada de la mora.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada