Arzuaga, volúmenes suspendidos y siluetas que gravitan

Unas modelos lucen creaciones de la diseñadora Amaya Arzuaga, durante el desfile de sus propuestas Otoño-Invierno 2016/2017, en la tercera jornada de la 63 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid que se celebra hasta el 23 de febrero en el recinto ferial de Ifema.

Unas modelos lucen creaciones de la diseñadora Amaya Arzuaga, durante el desfile de sus propuestas Otoño-Invierno 2016/2017, en la tercera jornada de la 63 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid que se celebra hasta el 23 de febrero en el recinto ferial de Ifema.

En su obsesión por construir prendas de estructura arquitectónica, Amaya Arzuaga trabaja el patrón hasta crear volúmenes suspendidos y siluetas que gravitan con la intención de crear una moda de arquitectura espacial.

Hasta el momento, hoy en la tercera jornada de la pasarela madrileña se ve esfuerzo y tesón, sobre todo en el trabajo de Amaya Arzuaga que sube a la pasarela unos espléndidos vestidos de volúmenes cúbicos, algunos de ellos en crepé foamizado.

A primera vista parece que no tiene patrón alguno, pero sin embargo son prendas pensadas, muy estudiadas, de talento como una capa deconstruida o una chaqueta corta con hermosos puños en punto grueso realizado a mano por artesanos de pueblos aledaños a Lerma (Burgos).

En el particular mundo espacial que ha creado Arzuaga,sobresalen las cinturas y los cuellos, realizados con un tejido de espejo, una nota brillante. “El blanco níveo, el rosa palo y el verde petróleo son los tonos que acompañan es esta colección en la que el negro es el dominante”, cuenta la diseñadora burgalesa.

Es la primera vez que Arzuaga utiliza el príncipe de Gales, “un tejido que ha destinado a confeccionar chaquetas y pantalones”, dice la creadora que también saca pantalones lámpara de largo midi.

Mangas jamón asimétricas y tul transparente adornan muchas de la prendas que conjunta con medias de cuero troqueladas con láser e importantes tacones.

Relajada y armoniosa es la colección de Iñaki y Aitor Muñoz, dúo creativo de Ailanto, que instalan la nueva colección en un bello y romántico paraje natural rescatado de las pinturas de Lawren Harris, un artista canadiense que se mueve entre lo abstracto y lo real.

Y en ese paisaje, Ailanto recrea una de sus mejores colecciones, despojada de superfluos adornos. “El concepto del paisaje envuelve la colección”, dice Aitor Muñoz.

Este nuevo trabajo, enmarcado en detalles botánicos y una abstracción geométrica, incluye fluidos vestidos de aire folk con canesús y volantes, pantalones de talle muy alto que parecen faldas o pichis rectos en patchwok, prendas que se acompañaban de vistosos collares a modo de tapiz.

Moisés Nieto cierra su trilogía de la España profunda -Bernarda Alba, Torremolinos- con “Las Trece Rosas”, una colección que reivindica la libertad de la mujer. ” Es una interpretación personal de 13 mujeres que luchan por manifestar su voz”, cuenta este diseñador que saca a la pasarela hermosas piezas plisadas con acabado metalizado.

Aunque el pantalón es la pieza más importante, Moisés Nieto expresa la feminidad de la mujer a través de minivestidos que dibujan la silueta al ritmo de los volantes y el contraluz de los encajes. “Es un trabajo de contraste, paso del recato al atrevimiento de las transparencias”, cuenta.

Quizá sea la colección más completa, la más trabajada de un Moisés Nieto que refuerza el concepto de femenino con maxi abrigos de borrego, blusas y vestidos de encaje con impresión de pintura por encima.

Miguel Becer, alma de la firma Manémané, debuta en la pasarela de los veteranos, tras dos temporadas en el EGO con una colección en la que reinterpreta las prendas de la abuela, eso sí, en versión contemporánea, con un toque transgresor.

“He querido rendir un homenaje a mi tierra, Extremadura, con tejidos y texturas que recuerdan su folclore”, asegura Becer, diseñador que ha cosido prendas muy invernales con lanas, patas de gallo o príncipe de gales.

En sus prendas no se distingue el sexo, son siluetas masculinas completamente desestructuras que desembocan en diseños muy femeninos, sin una paleta de color fija. “El género está un poco difuso, podrían ser prendas unisex, pero no lo son”, afirma.

Una modelo luce una creación de la diseñadora Amaya Arzuaga, durante el desfile de sus propuestas Otoño-Invierno 2016/2017, en la tercera jornada de la 63 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid que se celebra hasta el 23 de febrero en el recinto ferial de Ifema.

Una modelo luce una creación de la diseñadora Amaya Arzuaga, durante el desfile de sus propuestas Otoño-Invierno 2016/2017, en la tercera jornada de la 63 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid que se celebra hasta el 23 de febrero en el recinto ferial de Ifema.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada