El presupuesto destinado al mantenimiento de la tecnología sanitaria en las CCAA ha descendido un 18,7% en dos años

La partida presupuestaria destinada a reparación, mantenimiento y conservación de equipos en el conjunto de las comunidades autónomas ha descendido un 18,71 por ciento en los dos últimos años, según un informe publicado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), quien alerta del riesgo que para el paciente puede suponer una tecnología obsoleta o deteriorada.

 

“Para que una Tecnología Sanitaria pueda estar disponible en un centro sanitario para diagnosticar y tratar las enfermedades de los pacientes, se ha de realizar un altísimo esfuerzo para cumplir con las estrictas normas que garanticen su calidad y seguridad como garantía de pacientes y profesionales sanitarios”, declara Carlos Sisternas director de Fenin Catalunya.

 

Según se refleja en el Informe elaborado por Fenin, las empresas que han implantado el equipamiento solo pueden acreditar el correcto mantenimiento y calibración de parte de los equipos instalados y que en el caso de dispositivos de diagnóstico como la ecografía solo alcanza al 21% de los equipos actualmente en funcionamiento. Asimismo, solo el 23% de los sistemas de monitorización de pacientes en UCI pueden ser acreditados como calibrados por el fabricante.

 

En los equipos que emiten radiaciones ionizantes, como los TC y Salas de Intervencionismos, el Informe muestra que más del 30% de los equipos instalados no disponen de programas de mantenimiento preventivo donde el fabricante asegure que mantienen la funcionalidad técnica con la que se puso en el mercado.

 

“Es alarmante que estas tecnologías, una vez instaladas en los centros, no cuenten siempre con rigurosos procesos de mantenimiento que aseguren su correcta funcionalidad y calibración para mantener las funciones y prestaciones originales”, añade.

 

La principal preocupación de los proveedores es la pérdida de la trazabilidad de los equipos no cubiertos por algún acuerdo de servicios que asegure su buen funcionamiento, que garantice la incorporación de las modificaciones asociadas a las notas de seguridad que puedan producirse.

 

RECOMENDACIONES

 

Garantizar un mantenimiento de calidad es especialmente importante al contar con una base instalada tan antigua en España, es preciso que los requerimientos de servicio técnico para su mantenimiento sean mucho mayores por su avanzada edad tecnológica.

 

A este problema se suma que más de un 30% de la tecnología instalada está obsoleta, según el informe publicado el pasado año. Por tanto, recomiendan asegurar la cualificación apropiada y específica para la realización de las actividades de Servicio Técnico en función de la complejidad de la tecnología a reparar; y reforzar las funciones del responsable de vigilancia en los centros sanitarios para que queden documentados todos los problemas de seguridad y efectos adversos.

 

Asimismo, que exista disponibilidad de herramientas de control de las actuaciones técnicas y de calibración de sobre la Tecnología Sanitaria en los centros sanitarios que aseguren la trazabilidad permanente y documentación de incidencias. Esta base de datos deberá estar actualizada anualmente y será propiedad del centro, sobre la que deberían realizarse auditorias de cumplimiento.

 

Asimismo, se considera importante que, tal y como indica la norma UNE 209001 IN, cada centro hospitalario con más de 200 camas disponga de un técnico especialista en electromedicina con capacidad de supervisar y asegurar la correcta implantación de los procesos de mantenimiento.

 

Desde Fenin, asegura Carlos Sisternas, “estamos comprometidos con potenciar la seguridad y calidad de los equipos mediante procesos de mantenimiento que garanticen el cumplimiento de la normativa, independientemente de que el servicio lo preste el fabricante u otra empresa de servicio técnico. Las normas de seguridad deben ser cumplidas por todo prestador de servicio técnico, incluido los servicios de electromedicina patrimoniales con que cuentan algunos hospitales”.

 

“Estamos convencidos de que la figura del Técnico de Electromedicina, perteneciente al hospital, puede aportar un gran valor al proceso de mantenimiento contribuyendo a asegurar un mayor rigor en el cumplimiento de la normativa y los procedimientos técnicos sobre la tecnología sanitaria de nuestros hospitales”, afirma.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada