El Servicio de Rehabilitación del CHUVI cuenta con la unidad de ondas de choque más avanzada de Galicia

El servicio de Rehabilitación organizó una jornada en el Hospital Álvaro Cunqueiro para exponer la aplicación de las ondas de choque en el tratamiento de enfermedades neurológicas y proponer un protocolo de actuación común para todos los centros hospitalarios.

El servicio de Rehabilitación organizó una jornada en el Hospital Álvaro Cunqueiro para exponer la aplicación de las ondas de choque en el tratamiento de enfermedades neurológicas y proponer un protocolo de actuación común para todos los centros hospitalarios.

El Chuvi cuenta con el dispositivo de ondas de choque más avanzado de Galicia, lo que le convierte en una referencia para este tipo de tratamientos. Desde que entró en funcionamiento en el Hospital del Meixoeiro, el pasado mes de octubre, más de 400 pacientes, recibieron este tratamiento.

Este dispositivo combina el tratamiento mediante ondas de choque focales y radiales. Ninguno otro centro de la Comunidad está en disposición, en la actualidad, de ofrecer este servicio.

Las ondas de choque se utilizan para desintegrar cálculos renales y en estos momentos se usan en patologías músculo-esqueléticas, en cardiología, dermatología y en hasta casi una decena de disciplinas médicas.

El coordinador de la Unidad y jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Francisco Javier Juan explica que nuestra “experiencia es reciente pues el dispositivo se adquirió en octubre con la puesta en marcha del Álvaro Cunqueiro. Tratamos ya a más de 400 pacientes, la mayoría con tendinitis de hombro y fascitis plantar, que son las patologías más frecuentes, con un 85% de buenos resultados. Además se trató también pacientes con espondilitis, bursitis de cadera y tendinitis rotuliana y aquilea”.

Enfermedades neurológicas

La Unidad organizó una jornada de divulgación científica, el pasado viernes, para exponer los resultados obtenidos en el tratamiento de determinadas dolencias asociadas la enfermedades neurológicas. “Hay ciertas enfermedades neurológicas que se pueden abordar mediante el tratamiento adecuado con ondas de choque. Una de ellas es la espasticidad, es decir la rigidez excesiva del tono muscular, que es un componente que influye mucho en la calidad de vida de los pacientes”, explica el doctor Juan.

En la jornada se abordó también un protocolo de actuación con ondas de choque para tratar una lesión del pie, que aparece tras un ictus. Un protocolo que se pretende que sea *multicéntrico, es decir que se pueda utilizar en el resto de los hospitales públicos gallegos.

“Los tratamientos con ondas de choque son cada vez amplios. Tienen muchas aplicaciones en diferentes vertientes médicas. En esta jornada abordamos el relacionado con las enfermedades neurológicas, pero sirven para muchas patologías. Incluso se llegan a emplear para resolver determinados problemas de disfunción eréctil”, apunta el doctor Juan.

Tratamiento seguro y indoloro

Una onda de choque es una onda acústica o sónica, que se aplica en la zona dolorosa o de tratamiento mediante un cabezal móvil. Se están dirigidas hacia uno solo punto y con penetración mayor son “focales” y sólo pueden ser aplicadas por uno facultativo segundo las normas internacionales. Si la onda es más superficial se denomina “radial” y puede ser aplicada también por personal calificado no médico.

La ventaja del dispositivo con el que cuenta el Chuvi desde octubre es que permite combinar ambos tipos de onda. Carece de efectos secundarios destacables y tiene la ventaja de que, como su aplicación es extracorpórea, no implica los riesgos de la cirugía.

El paciente no precisa ninguna preparación especial para recibir el tratamiento, que consiste en la aplicación directa de un terminal almohadillado. Las sesiones duran unos 15 minutos. El tratamiento consiste en uno máximo de cuatro sesiones, dependiendo de la evolución, a las que el paciente puede acudir sólo a la consulta y continuar con sus actividades diarias.

Tanto las ondas radiales como las focales son técnicas no invasivas, seguras, y que se realizan ambulatoriamente. Los efectos de las ondas de choque son analgésicos, antiinflamatorios, aumentan la vascularización, pueden fragmentar depósitos cálcicos, y favorecen la consolidación de fracturas.

El tratamiento con ondas de choque extracorpóreas se considera hoy día una técnica muy efectiva para los dolores del aparato locomotor en los que fracasaron los tratamientos conservadores habituales -antiinflamatorios, infiltraciones, rehabilitación-, constituyendo en estos casos una alternativa a la cirugía.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada