El FMI defiende que una mayor presencia de mujeres en el mercado laboral europeo aumentaría su crecimiento

FIMEl Fondo Monetario Internacional (FMI) ha indicado que una mayor presencia de las mujeres en el mercado laboral europeo respaldaría el crecimiento económico, afectado por la crisis y por el lento crecimiento del empleo y la productividad, por lo que ha destacado la importancia de políticas que faciliten su inclusión, especialmente en cargos de responsabilidad.

En un informe publicado un día antes de la celebración del Día de la Mujer, la institución presidida por Christine Lagarde ha puesto de manifiesto que, pese a que en las últimas décadas se ha producido un aumento significativo del número de mujeres trabajadoras, las brechas de género continúan instaladas en el mercado laboral europeo.

En concreto, el FMI ha indicado que en el año 2014, por cada 100 hombres trabajadores había 89 mujeres en el mercado laboral, mientras que “solo el 12% de los altos cargos de las principales 620 empresas cotizadas europeas estaban ocupados por mujeres en 2015″.

En este sentido, la institución ha advertido de que la mayoría de los países europeos todavía tienen “un largo camino” para alcanzar la igualdad de género en puestos directivos, pese a la imposición de cuotas en algunos países como Alemania o Noruega.

Por otro lado, la institución ha explicado que la evolución de las mujeres en el mercado laboral europeo ha sido distinta según los países, con España y Luxemburgo presentando un aumento a ritmo “constante” durante las tres últimas décadas, mientras que el progreso en Italia ha sido “mucho más lento”.

A esta situación se une el hecho de que muchas de las mujeres trabajadoras lo hacen a tiempo parcial, lo que eleva la brecha de género en el número de horas trabajadas, que en Europa ha permanecido prácticamente estable durante la última década.

MÁS MUJERES DIRECTIVAS, MEJOR DESEMPEÑO DE EMPRESAS.

“Contar con un mayor número de mujeres en la fuerza laboral contribuye a una mayor diversidad en los niveles superiores de la escala corporativa y a un mejor desempeño de las empresas”, ha asegurado la institución en la conclusión de su estudio.

En este sentido, la institución ha afirmado que “existe un sólido vínculo positivo entre la diversidad de género en los altos cargos de empresas y el desempeño financiero corporativo”, que es más pronunciado en sectores donde las mujeres constituyen una mayor proporción de la fuerza laboral.

“En la medida en que una mayor participación de la mujer en los altos cargos directivos mejora la rentabilidad de la empresa, esta también podría respaldar la inversión y la productividad de las empresas, mitigando la desaceleración del potencial crecimiento en Europa”, ha asegurado el FMI.

Además, la institución ha hecho referencia al actual envejecimiento de la población y el menor crecimiento de la productividad en la región, que tiene como consecuencia una mayor dificultad para “acelerar el crecimiento de la productividad”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada