El FMI reclama medidas para evitar el “descarrilamiento” de la economía

El logotipo del Fondo Monetario Internacional en una puerta de su sede en Washington.

El logotipo del Fondo Monetario Internacional en una puerta de su sede en Washington.

La recuperación de la economía global se encuentra en una “coyuntura delicada” en la que han aumentado los riesgos de “descarrilamiento económico” ante la que reclama medidas que impulsen la actividad, dando prioridad a la política fiscal sobre la monetaria, incluyendo inversiones en infraestructuras, así como subidas salariales y bajadas de impuestos en los países con superávit corriente.

“La política fiscal tiene que adoptar un papel prominente en el mix de políticas”, señaló el primer subdirector gerente del FMI, David Lipton, en un discurso pronunciado en Washington, donde reclamó un cambio en la composición de los presupuestos para acomodar políticas favorables al crecimiento, así como que los países con margen utilicen su espacio fiscal para invertir en infraestructuras.

El representante del FMI subrayó que, la necesidad de mejorar la resiliencia de las economías emergentes, en muchos casos exigirá ajustes, por lo que “la carga de elevar el crecimiento recae más sobre las economías avanzadas”.

En este sentido, Lipton defendió los beneficios derivados de la inversión en infraestructuras, no sólo por su propia necesidad, sino por el contagio positivo para el resto de la economía.

Asimismo, el subdirector del FMI apuntó que “subir salarios y recortar impuestos para promover el gasto puede también ser efectivo, particularmente en los países con superávit corrientes”, aunque advirtió de la importancia de que estén cuidadosamente diseñados y “dirigidos hacia aquellos que más probablemente gastarán los ingresos”.

No obstante, además de medidas de estímulo desde el lado de la demanda, Lipton reclama la necesidad de reforzar la oferta con el fin de elevar el potencial de la economía mediante reformas estructurales que permitan rebajar las barreras de entrada en los mercados de productos y servicios.

EVITAR DEVALUACIONES COMPETITIVAS.

Por otro lado, el subdirector del FMI señaló la importancia de evitar “políticas económicas de suma negativa o de suma cero”, señalando especialmente aquellas con potencial para restringir los flujos comerciales y de capitales, que provocarán un empeoramiento generalizado.

“Sabemos que las devaluaciones competitivas son un juego de suma cero, pues simplemente cambian la demanda de un país a otro”, apuntó Lipton, quien recomendó a los países adoptar medidas para impulsar la demanda agregada, no sólo atraerla del exterior.

“Esto no significa abandonar las políticas monetarias acomodaticias donde la inflación es demasiado baja”, señaló Lipton, advirtiendo de que la retirada prematura del soporte monetario no solo dañaría la credibilidad de las políticas, sino que supondría un riesgo de precipitar el resultado que se quiere evitar, reduciendo la demanda agregada y aumentando la debilidad de la economía global, con el peligro de desembocar en deflación.

“Sin embargo, con tipos negativos en algunos países, el margen de la política monetaria para impulsar más la demanda doméstica es limitado, por lo que la potencia restante puede estar en el debilitamiento de la moneda y captar demanda del resto del mundo de una manera que deberíamos evitar”, concluyó.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: