La crisis se ha cebado con inmigrantes, sobre todo con marroquíes y rumanos

inmigrantes

 

La crisis económica en España ha frenado la integración laboral y social de los inmigrantes, que han visto empeorar sus condiciones laborales en mayor medida que los autóctonos, y han sido los colectivos procedentes de Marruecos y Rumanía los que más lo han sufrido.

 

Esta es una de las conclusiones del informe ‘Crisis, Empleo e Inmigración en España. Un Análisis de las Trayectorias Laborales’, elaborado por el Centro de Estudios Sociológicos sobre la Vida Cotidiana y el Trabajo (QUIT) de la UAB y la Obra Social La Caixa que se presenta hoy en Barcelona.

 

Entre los datos del estudio, los autores destacan que el desempleo de larga duración ha afectado a un 51 % de los trabajadores inmigrantes, frente al 35 % de los autóctonos, y que las mujeres han sufrido menos desempleo, pero mayor descenso de salarios.

 

El estudio, realizado entre 2012 y 2014 y coordinado por el catedrático de Sociología Fausto Miguélez y el profesor Pedro López-Roldán, subraya que “a pesar de la fuerte destrucción de empleo, ha habido una alta movilidad geográfica y sectorial como estrategia de supervivencia, no de mejora”.

 

El trabajo confirma el deterioro generalizado en las condiciones laborales de los trabajadores inmigrantes y el retroceso en sus trayectorias profesionales, lo que ha roto “la lenta convergencia que se había producido entre los trabajadores inmigrantes en el período anterior de la crisis”.

 

Los autores del estudio han constatado el mayor retroceso en las remuneraciones que han experimentado los grupos con salarios más bajos, entre los que están la mayoría de inmigrantes.

 

Según el estudio, son los hombres de origen marroquí y rumano los más vulnerables a la crisis, mientras que las mujeres han sufrido en menor medida el desempleo, gracias en parte a su mayor presencia en el sector servicios, aunque han padecido un deterioro significativo en sus condiciones laborales y un aumento de la brecha salarial.

 

“Como resultado de estas tendencias, se ha producido una polarización entre autóctonos e inmigrantes en el mercado de trabajo”, concluye el informe, que remarca que “en el sector de mejor empleo está el 48 % de los trabajadores autóctonos”.

 

En el caso de los trabajadores inmigrantes, el colectivo con un mayor porcentaje de trabajadores en el segmento primario o de mejor empleo del mercado de trabajo es el de peruanos, con un 35,7 %, seguido por el de argentinos, con 34 %.

 

En el otro extremo se sitúan Marruecos, con solo un 20,1 % de su población trabajadora en España en el sector de buenos empleos y con posibilidades de mejora, y Rumanía.

 

Numerosas personas hacen cola en una oficina de Lanbide-Inem en Bilbao.

Numerosas personas hacen cola en una oficina de Lanbide-Inem en Bilbao.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada