Inditex y cómo controlar 1.000 millones de prendas al año

Detalle del edificio del número 23 de la calle Serrano de Madrid que acoge la décimotercera tienda de la marca Zara de la firma Inditex.

Detalle del edificio del número 23 de la calle Serrano de Madrid que acoge la décimotercera tienda de la marca Zara de la firma Inditex.

Inditex, que fabrica al año mil millones de prendas de 50.000 referencias, se ha marcado el objetivo de controlar donde está cada una de ellas en todo momento y para lograrlo ha diseñado un sistema propio de identificación por radiofrecuencia que este año estará implantado en todos los Zara.

El uso de esta tecnología, conocida como RFID (por sus siglas en inglés), permite el control unitario de cada artículo con su “matriculación” a través de la codificación del alarmado de las prendas a su llegada a los centros logísticos desde los que le grupo distribuye su ropa a todo el mundo.

El objetivo es poder localizar al instante lo que el cliente quiere y de la talla que quiere, y agilizar el proceso logístico para hacerlo llegar a cualquier tienda del mundo en un máximo de 48 horas.

Además, esta tecnología permite controlar con detalle lo que en distribución se conoce como “pérdida desconocida”, aquella que no se sabe si procede de hurtos de clientes o empleados, fraude de proveedores o errores internos y que restan anualmente al comercio el equivalente al 0,8 % de sus ventas totales, lo que en el caso de Inditex se traduciría en casi 170 millones de euros.

El proceso arranca con la identificación de cada prenda a su llegada al centro logístico donde la alarma que les ha colocado el proveedor se codifica para introducirle información como el modelo o la talla.

Esto facilita las entregas a las tiendas, que reciben mercancía nueva dos veces por semana y cuyos vendedores pueden conocer la localización de la prenda que quiere un cliente a través de dispositivos como una PDA.

El chip que codifica el sistema RFID en las alarmas, fabricadas por Tyco (aunque desarrolladas por Inditex), pierde los datos en cuanto el producto pasa por caja para el pago con el objetivo de poder reutilizarla.

“Es un proyecto de innovación en estado puro, no existe otro igual en el mundo y ha sido desarrollado en su totalidad por nosotros”, subrayó el presidente de la compañía, Pablo Isla, durante una visita con prensa a la sede de Inditex en Arteixo (A Coruña).

Aunque otros comerciantes utilizan la identificación por radiofrecuencia de sus productos, Inditex es la única compañía que ha logrado desarrollar un sistema “reciclable”, según el responsable de su implantación, Iván Escudero.

Así, mientras otros distribuidores incluyen la información en las etiquetas (exteriores o interiores) que llevan las prendas, Inditex ha optado por hacerlo en unas alarmas que pueden reutilizarse más de cien veces.

En los últimos años ha invertido unos 4.000 millones de euros en tecnología para reforzar un modelo de negocio que le ha llevado a liderar el comercio mundial de moda.

En la actualidad, el sistema está implantado en 1.542 tiendas Zara en 63 mercados diferentes y el objetivo es que a finales de este año esté ya en los más de 2.000 Zara que suma la compañía en los cinco continentes.

Posteriormente, se extenderá al resto de cadenas del grupo: Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Pull & Bear, Oysho, Zara Home y Uterqüe.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada