La inversión extranjera en España aumentó un 9,6% en 2015, hasta los 22.695 millones de euros

Exportatciones

La inversión extranjera bruta total en España en 2015 alcanzó los 22.695 millones de euros, un 9,5% más que en 2014, según el Registro de Inversiones Exteriores del Ministerio de Economía y Competitividad.

Este incremento se ha debido especialmente al empuje de la inversión extranjera productiva, sin contar la especulativa relacionada con las entidades de tenencias de valores extranjeros (ETVE), que alcanzó los 21.724 millones de euros, un 11% más que un año antes. Este dato es el quinto mejor desde el año 2000 y apunta a la consolidación del cambio de tendencia iniciado en 2013, hacia la recuperación de la inversión, según Economía.

En términos netos -inversión bruta menos desinversiones-, el aumento de la inversión productiva se situó en el 7,9%, hasta los 16.184 millones de euros. Y es que la desinversión productiva alcanzó los 5.541 millones de euros, un 21% más que en el año anterior.

No obstante, desde Economía se indica que el incremento de la desinversión se explica en buena medida por tres operaciones puntuales que tuvieron lugar a lo largo del año. Descontadas estas operaciones, la desinversión productiva se habría reducido en un 34% respecto al año 2014.

Sobre la tipología de estas inversiones, el 65% de ellas son ampliaciones de capital de filiales españolas de multinacionales o mejoras de su capacidad productiva, mientras que el 34% restante son adquisiciones de empresas. “Es muy diferente desde el punto de vista productivo; es más interesante crear una nueva planta productiva que la mera adquisición de una empresas existente, aunque las dos son señales positivas”, ha añadido.

En cualquier caso, el buen comportamiento de la inversión productiva ha compensado la caída del 13,7% de la inversión bruta de ETVE, hasta los 971 millones de euros. No obstante, estas inversiones no son tan representativas a efectos de crecimiento y empleo.

OPTIMISMO EN ECONOMÍA.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha explicado en rueda de prensa que estos datos son “francamente positivos”, pues ahondan en la senda de crecimiento de las inversiones extranjeras en España iniciada en 2013, en un año además “anómalo” por las turbulencias experimentadas en la economía internacional, lo que ha hecho que las grandes operaciones corporativas de años anteriores no se hayan producido con la misma intensidad.

Preguntado por si este ritmo podría descender en el actual contexto de incertidumbre política, García-Legaz se ha ceñido a los datos disponibles y ha indicado que habrá que esperar a conocer las cifras de inversión en 2016 para valorar este eventual impacto.

“Los 21.700 millones de inversión productiva no llegan por casualidad”, ha dicho García-Legaz, quien ha añadido que han sido posible porque la economía española, a la cabeza del crecimiento en Europa, “ha sido capaz de atraer capital”.

Además, ha destacado que la inversión productiva bruta ha ido creciendo trimestre a trimestre, salvo en el cuarto, cuando cayó un 34,8% en tasa interanual. En este punto, ha explicado que los datos de inversión productiva están muy vinculados a operaciones de gran volumen y ha indicado que, en este caso, “un grupo familiar español” presente en el Ibex ha movido sus inversiones a Holanda, pero no ha revelado la identidad del mismo.

EL GRUPO ESPAÑOL QUE SE MARCHÓ A HOLANDA.

La razón de este tipo de movimientos a Holanda o Luxemburgo desde España u otro países, ha dicho García-Legaz, es que cuentan con unos regímenes fiscales y financieros más atractivos para tenedores de valores y holdings. Ello hace que se aprovechen plataformas afincadas en estos países para invertir desde allí a España y el resto del mundo.

“Cuando una plataforma es atractiva lo es para todos, también para los españoles, y eso hace que algunos inversores de España hayan preferido vehicular su inversión desde esas plazas financieras”, ha dicho el secretario de Estado de Comercio, para añadir: “Eso es una realidad y así hay que aceptarla”.

No obstante, García-Legaz ha señalado que una vez movido el capital a Holanda y Luxemburgo, las inversiones se realizan desde allí pero retornan a España, y que “eso es lo que al final es importante”.

Por otro lado, el secretario de Estado de Comercio ha indicado que los datos relativos a la inversión bruta española en el extranjero ha caído un 7,7%, pero se mantiene en un volumen muy notable, con 25.541 millones de euros, mientras que la neta se ha situado en 17.000 millones, un 228% más, por la caída del 64% de las inversiones españolas en el exterior. Así, los españoles han pasado de invertir 17.000 millones en las Islas Caimán en 2014 a no invertir nada, y han reducido las destinadas a Irlanda, de los 4.728 millones a los cinco millones en 2015.

¿DE DÓNDE VIENE Y DÓNDE VAN LAS INVERSIONES?

Y es que, desde el punto de vista geográfico, las inversiones extranjeras en España tuvieron un origen último principalmente en Luxemburgo (16,5% del total), y España (15,1%), a través de plataformas en el extranjero, así como en Holanda (12,8%), Francia (9,9%), EE.UU. (7,3%) y el Reino Unido (6%).

Por su parte, los países de la OCDE continuaron liderando ampliamente el ranking de la inversión recibida en 2015, con un 85% del total, con 18.442 millones de euros y un incremento interanual del 17,6%.

García-Legaz ha destacado que la inversión procedente de Latinoamérica descendió un 47% interanual en 2015, hasta los 1.673 millones de euros, el 7,7% del total, y ha explicado que esto se debe fundamentalmente a la disminución procedente de Venezuela, que pasó de 1.113 millones de euros a 21 millones.

En el caso de EE.UU., también se ha producido un descenso de casi el 60%, al que García-Legaz ha restado importancia alegando que se trata de una inversión que venía de cifras muy elevadas en años anteriores.

Por sectores, la inversión extranjera se concentró en 2015 en la construcción (4.706 millones, un 167% más), la industria manufacturera (3.384 millones, un 58% más) y las actividades inmobiliarias (2.992 millones, un 0,55% menos).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada