Moody’s estudia rebajar los ratings de BPI por su exposición a Angola

Los principales accionistas de BPI anunciaron públicamente que estaban negociando una solución para el exceso de concentración de riesgo

El logotipo de BPI en el edificio de su sede en Lisboa.

El logotipo de BPI en el edificio de su sede en Lisboa.

La agencia de calificación crediticia Moody’s ha puesto en revisión para una posible rebaja el rating ‘Ba3′ de la deuda senior a largo plazo y de los depósitos del banco BPI, participado por Caixabank, así como la calificación ‘B2′ de la deuda subordinada ante los crecientes “riesgos a la baja” para la solvencia de la entidad portuguesa por su exposición a Angola.

“La revisión para la rebaja de los ratings de BPI fue provocada por la cada vez mayor preocupación de Moody’s con respecto al perfil financiero del banco a medida que se acerca la fecha límite dada por el BCE (Toronto: BCE-PA.TOnoticias) y no se ha encontrado una solución para la gran exposición de BPI al Estado de Angola y el Banco Nacional de Angola”, apunta la agencia.

En este sentido, Moody’s cifra estas exposiciones en 3.600 millones de euros y 1.300 millones de euros, respectivamente, superando así el límite de grandes exposiciones de 3.000 millones y 200 millones.

En su análisis, la agencia advierte del “relevante peso de las operaciones angoleñas para BPI”, que representaban el 61% del beneficio de la entidad y el 19% de los activos a finales de 2015, ante el riesgo derivado de potenciales problemas en la economía de Angola por los bajos precios del petróleo.

En este sentido, la agencia señala que la revisión para una posible bajada del rating de BPI pone de manifiesto los crecientes y mayores riesgos para BPI tras la reciente revisión para una potencial bajada del rating soberano ‘Ba2′ de Angola.

El pasado 30 de septiembre, BPI presentó un plan para segregar sus activos bancarios en Angola y Mozambique, sujeto a la aprobación de la junta general de accionistas de la entidad, tras el requerimiento del BCE para que limitara su exposición a Angola.

“Aunque el plan no fue aprobado en febrero de 2016, los principales accionistas de BPI Caixabank (44,1%) y Santoro Finance-Prestacao de Servicos (18,6%) anunciaron públicamente que estaban negociando una solución para el exceso de concentración de riesgo en Angola”, destaca la agencia.

“Sin embargo, a medida que se acerca la fecha tope del BCE, Moody’s está cada vez más preocupada por las consecuencias para la solvencia de BPI y la imposición de medidas de remedio por parte del BCE si no se cumpliera, o fuese ampliado por las autoridades, el plazo fijado”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada