Vivir en grandes ciudades podría no ser un riesgo clave para el asma, según un estudio

El simple hecho de crecer en una gran ciudad no sería un factor importante en si un niño desarrolla asma, según un nuevo estudio que contradice décadas de declaraciones públicas sobre la llamada epidemia de asma de las zonas urbanas deprimidas.

 

En cambio, investigadores de la Universidad John Hopkins en Baltimore revelaron que ser pobre, negro o portorriqueño son los factores más importantes a la hora de determinar el riesgo de un niño de sufrir asma.

 

“Nuestros resultados señalan el rostro cambiante del asma pediátrico y sugieren que vivir en un área urbana no es, en sí mismo, un factor de riesgo de asma”, dijo la doctora Corinne Keet, una pediatra especializada en alergia y asma en Johns Hopkins, cuyo estudio fue publicado el martes en Journal of Allergy and Clinical Immunology.

 

Aunque estudios previos han analizado tasas de asma en ciudades específicas, ninguno ha comparado las tasas en zonas urbanas deprimidas en Estados Unidos, o comparado con otro tipo de comunidades, dijo Keet.

 

Para llegar a esa conclusión, los investigadores utilizaron información nacional de más de 23.000 niños de entre 6 y 17 años entre 2009 y 2011. El equipo analizó las tasas de asma basadas en cifras de población, además de elementos como ingresos, raza y origen étnico.

 

Tras ajustarse a esos factores, no hallaron diferencias estadísticas significativas en las tasas de asma entre niños de zonas urbanas deprimidas y los que vivían en otra parte.

 

En cambio, hallaron que niños afrodescendientes o portorriqueños sufrían tasas mucho más altas de asma, en 17 y 20 por ciento, respectivamente, en comparación con niños blancos (10 por ciento), otros niños hispanos (9 por ciento) y niños asiáticos (8 por ciento).

 

Aunque el estudio no analizó las causas, los investigadores señalaron que otros informes sugieren razones genéticas y biológicas para esas diferencias raciales y étnicas.

 

El equipo también observó una amplia variación por áreas geográficas, con 17 por ciento de los niños que vivían en ciudades del noreste enfermos de asma, comparado con el 8 por ciento de las localidades ubicadas en estados del oeste.

 

El asma no estaba limitado a ciudades. Por ejemplo, las tasas de asma eran de un 21 por ciento en áreas pobres suburbanas del noreste, comparadas con un 17 por ciento en las ciudades vecinas.

 

El estudio tampoco analizó factores que influencian la gravedad del asma, que puede ser más frecuente en las ciudades, dijeron los autores. Eso será objeto de un estudio posterior.

 

El asma afecta a 6,8 millones de niños, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés).

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada