Sacyr no contempla amortizar deuda de Repsol con lo que obtenga del 22% que le queda en Testa

El pasivo vinculado a su participación en la petrolera presenta un saldo de 1.613 millones de euros, el 38,5% del endeudamiento total

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, en una rueda de prensa en Madrid el 13 de enero de 2014.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, en una rueda de prensa en Madrid el 13 de enero de 2014.

Sacyr no contempla destinar a amortizar parte de la deuda que tiene vinculada a su participación del 8,5% en Repsol el importe de 316 millones de euros que obtendrá con la venta del 22% que le queda en Testa a la socimi Merlín, según apuntó el presidente de la compañía, Manuel Manrique.

La compañía espera poder destinar a inversiones de crecimiento los fondos que logre con la operación, en línea con la estrategia de expansión y reforzamiento de la internacionalización que actualmente aborda.

Sacyr ya destinó el pasado año a amortizar parte del saldo de la deuda que tiene vinculada a su inversión en Repsol el grueso de los recursos que obtuvo con la venta de la mayoría de las acciones de Testa a Merlín.

En concreto, la constructora destinó a este fin 600 millones de euros del total de 861 millones que obtuvo con la transacción. Así, liquidó el 26% del monto al que entonces ascendía dicho pasivo.

En la actualidad, el pasivo de Sacyr vinculado a su participación en la petrolera presenta un saldo de 1.613 millones de euros, y representa el 38,5% del endeudamiento total del grupo de construcción y servicios.

VENTA ANTES DE JUNIO.

En virtud del acuerdo de compraventa que Sacyr y Merlín alcanzaron en junio de 2015 para la transmisión de la inmobiliaria patrimonialista Testa, las dos compañías deben materializar la transacción del 22% de la firma que aún está en manos de la constructora antes del 30 de junio de este año.

Se trata de una operación que está ya “enfocada”, según explicó el presidente de Sacyr tras participar en un acto organizado por Club Diálogos para la Democracia.

No obstante, su cierre está pendiente de lograr las pertinentes autorizaciones de, entre otros, los bancos acreedores, dado que los títulos de Testa forman parte de las garantías que Sacyr aporta para respaldar su crédito de Repsol.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada