Kamprad, fundador del gigante sueco Ikea: “Creo que no tengo nada que no haya comprado en un mercadillo”

Cumple 90 años alimentando el mito del fenómeno global de su negocio

 En la imagen, facilitada por la compañía sueca IKEA, el fundador y presidente de IKEA, Ingvar Kamprad. ARCHIVO.

En la imagen, facilitada por la compañía sueca IKEA, el fundador y presidente de IKEA, Ingvar Kamprad. ARCHIVO.

Ingvar Kamprad, fundador del gigante sueco Ikea, cumple hoy 90 años alimentando el mito del fenómeno global de su negocio, aunque no ajeno a las críticas por sus estrategias para pagar menos impuestos y la opacidad de su empresa.

Kamprad, al que la revista Forbes sitúa como unas de las 500 personas más ricas del mundo, es conocido a nivel global por haber levantado de la nada la mayor cadena de muebles del mundo combinando diseño nórdico y una proverbial creatividad para ahorrar.

La empresa cuenta en la actualidad con 375 tiendas en 47 países, en las que se registraron el año pasado 884 millones de visitas y ventas por un valor de 33.800 millones de euros, según la página web de Ikea, que reconoce que consume el 1 % de toda la madera que se comercializa cada año.

El catálogo de Ikea, del que el año pasado se imprimieron 219 millones de unidades, es ya desde hace unos años la publicación con más copias anuales, por encima de la Biblia.

En Suecia, no obstante, el fundador de Ikea es además conocido por su modo de vida espartano, ya que compra en tiendas de segunda mano, colecciona cupones de ahorro en el supermercado, vuela en clase Turista y conduce un viejo Volvo.

“Creo que no tengo nada que no haya comprado en un mercadillo”, aseguró recientemente en una entrevista con el canal de televisión sueco TV4 el fundador de Ikea.

Sin embargo, esa búsqueda constante del ahorro, que ha trasladado a su negocio, le ha procurado también críticas en Suecia, de donde Kamprad emigró a Suiza en 1973 para evitar las elevadas cargas fiscales propias de los países nórdicos.

De forma similar, su cadena de muebles y decoración ha sido objeto de críticas de activistas e inversores por está controlada a través de fundaciones con sede en países con regímenes fiscales mucho más bajos que el sueco, como Holanda, Luxemburgo y Liechtenstein.

Ikea también recibió quejas oficiales tras reconocer en 2012 que había empleado, conscientemente, a presos políticos de República Democrática Alemana (RDA) entre 1982 y 1987.

Kamprad demostró desde pequeño una habilidad innata para los negocios y a los 17 años abrió en su localidad natal, Älmhult, la primera tienda de Ikea, para inaugurar, en 1965, el primer gran establecimiento de la cadena en Estocolmo.

En 2013 Kamprad renunció a su puesto en la dirección de Ikea y su hijo menor, Mathias Kamprad, sustituyó a Per Ludvigsson como presidente del grupo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada