El IBEX 35 mantiene fuertes pérdidas del 1,62 %, tras la caída de Tokio

Un hombre camina por delante de un panel electrónico con la cotización de la Bolsa de Tokio.

Un hombre camina por delante de un panel electrónico con la cotización de la Bolsa de Tokio. ARCHIVO.

La Bolsa española mantiene fuertes pérdidas pocos minutos después del inicio de la sesión, y su principal indicador, el IBEX 35, se deja el 1,62 %, arrastrado por Tokio, tras la caída de la confianza empresarial en Japón.

Así, a las 9.10 horas, el principal selectivo español, el IBEX 35, se deja 136,60 puntos, el 1,62 %, y se sitúa en 8.586,60 puntos, con lo que las pérdidas anuales se elevan al 10,02 %.

En Europa, Milán también cae con fuerza en la apertura, el 1,50 %, en tanto que París lo hace el 1,38 % y Londres el 0,94 %.

En el caso de la Bolsa española, el IBEX 35 después de cerrar ayer a la baja afectada por la escalada del euro, mantiene hoy la tendencia negativa a la espera de que se publique el informe oficial de empleo de EEUU.

A la espera de que se anuncien dichos datos, el mercado nacional se ve arrastrado en la apertura por la caída del 3,55 % de Tokio, después de la publicación del informe de confianza empresarial en Japón, que ha caído a mínimos de hace tres años.

En una sesión en la que el precio del crudo sube cerca de los 40 dólares, el euro frena su remontada, hasta 1,1382 dólares.

Dentro del IBEX 35, los principales valores del selectivo registran pérdidas de forma generalizada; Telefónica cae el 2,05 %; BBVA, el 2,04 %; Iberdrola, el 2,01 %; Santander, el 1,86 %; Repsol, el 1,52 %; e Inditex, el 1,44 %.

La banca es el sector más penalizado en la apertura, ya que Popular cede el 3,01 %; seguido de Bankia, el 2,58 %.

En el lado de las ganancias solo cotizan ArcelorMittal, que sube el 2,01 % y FCC, el 0,01 %.

En el mercado continuo, Renta4 lidera las pérdidas al caer el 6,67 %, en tanto que Solaria despunta al subir el 3,88 %.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada