La autoridad fiscal cree que el déficit de 2016 se desviará al 4 % del PIB

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha calculado hoy que el déficit del 2016 cerrará en el 4 % del PIB frente al 2,8 % previsto, y ha alertado de que España “sigue adoleciendo de un déficit de credibilidad de las finanzas públicas”.

Para la AIReF, el objetivo de estabilidad presupuestaria de 2016 es “muy exigente” pero además la situación ha empeorado respecto a 2015, no porque la desviación vaya a ser mayor (este año ha cerrado en el 5,16 % del PIB), sino porque la certidumbre que esa desviación se va a producir es mayor.

El presidente de AIReF, José Luis Escrivá, ha asegurado que España tiene herramientas para garantizar la sostenibilidad de las finanzas “pero no se han terminado de aplicar”, y ha afirmado que “es triste” tener que esperar a que lleguen las recomendaciones de la Comisión Europea (CE) para tomar medidas.

Escrivá ha recordado que ha recibido en ocasiones respuestas “arrogantes” a sus cartas de recomendación para cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria, que ha venido enviando al Ministerio de Hacienda y a los consejeros del ramo de las distintas autonomías.

A juicio de esta entidad, España “sigue adoleciendo de un déficit de credibilidad de las finanzas públicas que debemos solventar a través de un plan a medio plazo realista y creíble, con especial atención a las administraciones con mayores desviaciones”, es decir, las autonomías.

Escrivá, que ha reconocido que en ocasiones no ha conseguido sus objetivos, ha presentado la memoria de actividades de 2015 de la entidad y su plan de actuaciones para 2016, antes de comparecer en el Congreso para hablar de la evolución de la deuda y el déficit público.

Este organismo se creó en 2014 por recomendación de las autoridades europeas con la finalidad de respaldar el cumplimiento de las reglas fiscales en cada país y propiciar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

En este periodo, según Escrivá, han intentado no aparecer como “evaluadores fríos” del grado de cumplimiento o incumplimiento de las cuentas publicas, sino profundizar en las causas.

Por ejemplo, ha asegurado que no quieren “demonizar a las comunidades autónomas en general, sino ver situaciones particulares”, aunque sí ha reclamado el cumplimiento de normas como la emisión de informes sobre operaciones no recurrentes que han tenido un impacto en el déficit de 2015 y que en este organismo “no hemos visto”, ha dicho.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada