La vieja Pescanova gana 38.000 euros en su primer trimestre con un patrimonio neto de 829.000 euros

Un camión sale de la factoría de Pescanova en Chapela.

Un camión sale de la factoría de Pescanova en Chapela.

La vieja Pescanova registró un resultado neto de 38.000 euros durante su primer trimestre fiscal, desde diciembre de 2015 a febrero de este año, con un patrimonio neto de 829.000 euros, según ha informado este viernes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La firma gallega, que se anotó pérdidas de 5,87 millones de euros un año antes, ha precisado que los datos del primer trimestre de 2016, que no han sido auditados, no son comparables con los del mismo periodo de 2015, ya que entonces Pescanova controlaba el Grupo Pescanova y, en consecuencia, la información era del grupo consolidado.

Los ingresos del primer trimestre del ejercicio alcanzaron los 363.000 euros, correspondientes principalmente a parte del apoyo anual que la sociedad debe recibir de Nueva Pescanova, en virtud de los acuerdos de segregación aprobados por la junta general de accionistas el pasado 25 de septiembre.

La compañía es desde finales de noviembre de 2015, cuando tuvo lugar el cambio de control, una sociedad de cartera con dos activos significativos: una cuenta a cobrar a Nueva Pescanova por 42,88 millones de euros al cierre del primer trimestre y una participación societaria en Nueva Pescanova del 20% valorada provisionalmente a cero euros a la espera de conocer las cuentas anuales auditadas de Nueva Pescanova correspondientes al ejercicio 2015.

La sociedad, que salió del conscurso de acreedores en mayo de 2014, ha señalado que a la fecha de este informe seguían pendientes de cobro las cantidades debidas por Nueva Pescanova correspondientes al apoyo anual devengado en el primer trimestre de 2016 por importe de 350.000 euros y 204.000 euros de facturas vencidas anteriores a la segregación y que corresponde pagar a Nueva Pescanova.

A principios de este mes, EY, el auditor de Pescanova, avisó de que la continuidad de la actividad de la compañía dependerá de la capacidad de que la Nueva Pescanova pueda hacer frente a sus obligaciones, según señala en los párrafos de énfasis de su auditoría remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El auditor rechazaba dar su opinión sobre las cuentas de la firma al no encontrarse auditada su participación en Nueva Pescanova, ya que las cuentas correspondientes al ejercicio 2015 de esta última no están auditadas.

La firma revisó el pasado mes de marzo a la baja en un 16% su beneficio de 2015 hasta 68,59 millones de euros por el impacto derivado del crédito supersenior de 125 millones de euros activado por la banca para lograr liquidez.

Dichos resultados, que fueron modificados para recoger el efecto de la inyección de la banca, corresponden al ejercicio de doce meses terminado el 30 de noviembre de 2015 y están por debajo de los 82,52 millones que la compañía presentó el pasado 29 de enero.

Según los resultados remitidos, la compañía cerró 2015 con unas ganancias de 68,59 millones de euros, frente al beneficio de 1.927,19 millones correspondiente a once meses de 2014.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada