El gobierno de España suaviza el objetivo de déficit para las regiones

El ejecutivo prevé colocar el déficit de España en el 2,9% en 2017

Cristobal Montoro el 25 de agosto de 2015 en Madrid. ARCHIVO.

Cristobal Montoro el 25 de agosto de 2015 en Madrid. ARCHIVO.

El gobierno español rebajó este jueves los objetivos de déficit para las regiones, dándoles un año más, hasta 2019, para llegar al equilibrio presupuestario, después que el ejecutivo revisara sus propios objetivos de déficit.

El gobierno amplió el objetivo de déficit para las 17 regiones españoles del 0,3% al 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) para este año.

Para 2017, el límite pasa del 0,1% al 0,5% del PIB, mientras que para 2018 será del 0,3% frente al 0% inicialmente previsto. Este equilibrio se pospone al año 2019.

“Hay voluntad de cumplir los objetivos de déficit”, dijo el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, este jueves tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que constituyen el gobierno y las regiones.

Los nuevos objetivos llegan después que el 19 de abril pasado el ministro de Economía español, Luis de Guindos, reconociera que España no podría reconducir su déficit público por debajo del 3% tal como exige la Unión Europea, antes de 2017.

En una comparecencia ante los diputados, De Guindos revisó entonces al alza la previsión del déficit público para 2016 del 2,8% al 3,6% del PIB, después que el ejecutivo conservador saliente de Mariano Rajoy se hubiese comprometido a llevarlo este año por debajo del límite del 3% fijado por las reglas europeas.

Así, el ejecutivo prevé colocar el déficit de España en el 2,9% en 2017.

El desajuste presupuestario registrado en 2015, con un déficit del 5%, entre los peores resultados de la Eurozona, convirtió el objetivo de bajar del 3% este año en irrealizable.

España debería recortar más de 20.000 millones de euros (23.000 millones de dólares) en un año para lograrlo, según el cálculo de los economistas, y “semejante esfuerzo podría tener un efecto muy negativo par nuestro crecimiento”, justificó el ministro.

Durante la crisis económica, España realizó recortes de gasto draconianos y aumentó la fiscalidad para ahorrar 150.000 millones de euros en tres años. Se trataba de reducir el déficit e intentar atajar, en vano, la disparada de la deuda pública desde 2008.

De Guindos también rebajó las previsiones de crecimiento de la economía española, de 3% a 2,7% en 2016 y de 2,9% a 2,4% en 2017 debido al “deterioro del entorno internacional”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada