La agencia DBRS confirma el rating de Portugal, que podrá seguir acudiendo al BCE

Personas pasan frente a una pintada que dice "FMI, fuera!", en Lisboa, Portugal.

Personas pasan frente a una pintada que dice “FMI, fuera!”, en Lisboa, Portugal.

La agencia canadiense de calificación crediticia DBRS ha confirmado la nota ‘BBB bajo’ de la deuda soberana a largo plazo de Portugal con una perspectiva ‘estable’, alejando así el riesgo de que la única firma que mantiene a los bonos portugueses dentro del grado de inversión retirase su confianza a la deuda lusa, lo que habría impedido a Portugal seguir beneficiándose de las compras del Banco Central Europeo (BCE).

Los analistas de DBRS, la menor de las cuatro agencias cuyas calificaciones tiene en cuenta el BCE en sus operaciones y programas de compra, señalaron que Portugal se beneficia de pertenecer a la zona euro, así como de una estructura favorable de vencimientos de su deuda pública y las menores vulnerabilidades tras corregir sustancialmente su déficit corriente en los últimos años.

No obstante, la agencia advirtió de que el país se enfrenta a riesgos “significativos”, incluyendo elevados niveles de deuda pública, un bajo potencial de crecimiento, así como presiones fiscales y un sector empresarial muy endeudado.

DBRS advirtió de que, a pesar de que la perspectiva estable refleja la recuperación económica en curso, “los riesgos para el crecimiento podrían intensificarse por la incertidumbre política, la reversión de reformas estructurales y la volatilidad financiera en la UE”.

En este sentido, la agencia recordó que la ratio de deuda pública portuguesa cerró 2015 en el 129% del PIB, lo que limita la flexibilidad de las cuentas lusas y hace al país vulnerable ante sacudidas exteriores, por lo que es necesario acometer un ajuste fiscal adicional.

No obstante, la agencia destacó su confianza en que, en caso de que llegara a ser necesario, Portugal contará con apoyo financiero por parte de sus socios de la UE como parte de la firme respuesta política para preservar la unidad del bloque del euro.

Si DBRS hubiera decidido rebajar un escalón la nota de solvencia de Portugal, su deuda habría perdido el grado de inversión para todas y cada una de las cuatro agencias utilizadas por el BCE como guía para sus operaciones y programas de compra, lo que habría excluido automáticamente a los bonos portugueses del QE del banco central.

La deuda soberana a largo plazo de Portugal cuenta con una calificación ‘BB+/Estable’ en el caso de Standard & Poor’s, mientras que Moody’s le asigna una nota ‘Ba1/Estable’ y la agencia Fitch le otorga un rating ‘BB+/Estable’, todas ellas dentro del grado especulativo conocido popularmente como ‘bono basura’.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada