España reduce su paro al 23,7%, al crearse 433.900 empleos

Unos trabajadores de un astillero de Vigo.

Unos trabajadores de un astillero de Vigo.

El desempleo bajó en España durante el año 2014 pero se mantuvo en una elevada tasa del 23,7%, confirmándose como la principal asignatura pendiente en la recuperación económica que vive el país tras seis años de crisis.

 

Desde hace meses, la economía española recupera su dinamismo: el consumo y las inversiones vuelven a crecer, el sector de la construcción, devastado tras la explosión de la burbuja inmobiliario de 2008, renace y el capital extranjero está de vuelta al país.

 

Todo esto se traduce en una recuperación del crecimiento, previsto del 1,4% en 2014 tras una fuerte recesión, lo que permite a las empresas contratar nuevos trabajadores.

 

En 2014, se crearon 433.900 empleos más que en el año anterior, según las cifras publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

grafico2

Los sectores más activos en la contratación fueron los servicios, especialmente el turismo -clave en este país, que batió un récord de visitantes en 2014-, la industria y la construcción, mientras que la agricultura perdió trabajadores.

 

Paralelamente, el número de personas que buscan activamente un empleo bajó en 477.900, hasta los 5,46 millones, precisó el INE.

 

El 2014 “ha sido el año del empleo”, se felicitó la ministra Fátima Báñez, prometiendo que el Partido Popular continuará trabajando en este año electoral crucial, con comicios municipales y autonómicos en mayo y legislativas en otoño, para mejorar la situación.

 

“Las cifras son buenas”, confirmó  José García Montalvo, economista en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Sobre todo, porque la caída del paro se explica por la creación de empleo y no por la disminución de la población activa, como ocurrió en 2013, añadió.

 

El Gobierno de Mariano Rajoy prevé que se alargue esta tendencia. A finales de 2015, espera reducir la tasa de paro al 22,2% y conseguir un crecimiento económico de al menos el 2%.

 

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dio a entender este jueves que la previsión del empleo podría revisarse al alza. “Yo creo que estos datos mejorarán”, dijo a la televisión Antena 3, sin dar más detalles.

 

Contratación temporal

 

Pero los economistas se resisten todavía a hablar de un cambio de ciclo. España se mantiene en cuanto a empleo en la cola de la zona euro, donde a finales de noviembre la tasa de paro media era del 11,5%. Solo Grecia está peor, con un 25,8% en octubre, según los últimos datos disponibles.

 

Los economistas del banco español BBVA piensan que todavía serán necesarios entre ocho y diez años para volver a los niveles de desempleo previos a la crisis. En 2007, era del 8,57%.

 

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) es también pesimista y piensa que la tasa de desempleo español seguirá por encima del 20% en 2020.

 

La naturaleza de los empleos creados y el amplio número de personas susceptibles de quedar fuera de esta tendencia positiva infunden incertidumbres. Una gran mayoría de los nuevos contratos es temporal e incluso dentro de los indefinidos, un 13% es a tiempo parcial, calcula García Montalvo, quien no duda en hablar de una “atomización del mercado laboral”.

 

Además, el nombre de hogares donde todos los miembros en edad de trabajar carecen de empleo sigue siendo muy elevado, de 1,77 millones.

 

Tampoco tranquiliza la tasa de desempleo entre los jóvenes menores de 25 años, del 51,8%. Sin embargo, “es un error centrar las políticas de ocupación sólo en los menores”, ya que el paro aumentó entre los mayores de 55 años, advierte en un informe Ángel Valls, profesor de la escuela de negocios de Barcelona ESADE.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada