La UE precisa medidas fiscales además de la política monetaria, según expertos

Se enfrentará en los próximos meses a la renegociación de la deuda griega y a las nuevas elecciones en España

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), en el Congreso Europeo de Banca, en la ciudad alemana de Fráncfort, el 20 de noviembre de 2015.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), en el Congreso Europeo de Banca, en la ciudad alemana de Fráncfort, el 20 de noviembre de 2015.

Los expertos coinciden con el presidente del BCE, Mario Draghi, en la necesidad de adoptar iniciativas que estabilicen la economía de la zona euro, ya que la política monetaria solo puede funcionar con medidas complementarias, como las fiscales, tanto en el ámbito nacional como en el europeo.

En una entrevista antes de impartir una conferencia en la Fundación BBVA, la profesora de Economía de la London Business School Hélène Rey ha explicado que tras las medidas monetarias, los países deberían implementar planes fiscales promovidos desde la instituciones europeas y de forma coordinada.

Algunos países tienen más trabajo por hacer, ha añadido, y la falta de liderazgo y voluntad política para coordinar estas acciones es uno de los principales problemas que la economista encuentra para conseguir este fin, aunque añade otros como la dificultad para cumplir con el objetivo de inflación y la presión deflacionaria.

“La famosa frase de Mario Draghi en 2012 calmó los mercados y fue un momento clave, pero el BCE ha tenido una gran dificultad para aguantar la presión deflacionaria y ésa es la situación en la que nos encontramos; mientras sigamos así la política monetaria no está teniendo un éxito total”, ha asegurado Rey.

Esto ha obligado al BCE a recurrir a “herramientas muy inusuales”, por lo que resulta “difícil saber con precisión cuándo se van a poder ver sus efectos” y cuánto van a influir en la economía real.

Otra de las medidas comentadas en los últimos días, aunque Draghi ya lo ha descartado, es la del “helicopter money”, una mezcla de políticas monetarias y fiscales expansivas.

En este sentido, la profesora de Economía ha calificado esta opción como “un mito”, aunque no significa que sea una mala política.

No obstante, Rey ha vuelto a incidir en que hay que fomentar la gobernanza fiscal global en la eurozona para después conseguir un presupuesto mayor que permita la financiación de nuevos proyectos y se ha referido, en concreto, a la integración de los refugiados en la sociedad y en el mercado laboral europeo, así como otros planes relacionados con la seguridad de las fronteras, la energía o la implantación del Plan Juncker.

La Unión Europea se enfrentará en los próximos meses a la renegociación de la deuda griega o las nuevas elecciones en España, dos acontecimientos que pueden generar interrogantes políticos y económicos, ha añadido.

Respecto al primero, Rey ha abogado por “un alivio de la deuda y una mejor gobernanza” para solucionar los problemas de un país “fallido desde hace tiempo”.

En cuanto a la situación de España, “la incertidumbre política puede costarle el crecimiento económico, pero hay que darle la importancia que tiene y es la gente quien tiene que decidir lo que quiere”.

Rey desliga los movimientos del euro de cualquiera de estos dos eventos, y cree que el comportamiento de la moneda única “es un proceso normal de ajuste”.

El fortalecimiento frente al dólar que está mostrando el euro en los últimos días puede llevar a comparaciones de la moneda única con el yen japonés, aunque la economista prefiere fijarse en las similitudes de la economía europea con la nipona, que atravesó una crisis financiera en los 90.

“Japón es un ejemplo que demuestra que para salir de una gran crisis financiera se necesitan política muy enérgicas, si no te mantendrás en esa crisis durante mucho tiempo”, ha concluido.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada