Durão Barroso revela que no piensa volver a la política activa

El expresidente de la Comisión Europea Jose Manuel Durao Barroso durante su intervención tras recibir el Premio al Mérito del Partido Popular Europeo (PPE) 2014, en el marco del Congreso del PPE en Madrid.

El expresidente de la Comisión Europea Jose Manuel Durao Barroso durante su intervención tras recibir el Premio al Mérito del Partido Popular Europeo (PPE) 2014, en el marco del Congreso del PPE en Madrid.

El expresidente de la Comisión Europea (CE) José Manuel Durão Barroso afirmó que el ciclo de su vida dedicado a la política terminó y que, por lo tanto, no piensa volver a dedicarse a la política activa.

“Hay personas que piensan que voy a volver, que hacen ese cálculo, y no es verdad (…) Hay ciclos en la vida de las personas, estuve más de 30 años en la vida política. Ese ciclo pasó”, explicó en una entrevista publicada hoy por el semanario luso “Expresso”.

Durão Barroso -que presidió la institución europea entre 2004 y 2014 tras varios años como primer ministro luso (2002-2004)- relató que para él dedicarse a la política fue un “accidente”, aunque no se arrepiente de las decisiones que tomó durante su carrera.

Una de esas decisiones fue la realización de la Cumbre de las Azores en 2003, que desembocó en la invasión de Irak cuatro días después y a la que acudieron el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush; el de España, José María Aznar, y el primer ministro británico, Tony Blair.

“Conozco las críticas. Creo que en el momento, con la información disponible que tenía fue la posición adecuada”, señaló aunque reconoce que en la actualidad no habría tomado la misma decisión.

Tanto el entonces presidente de Portugal, Jorge Sampaio, como el Parlamento luso concordaron con la realización de la cumbre, explicó Durão Barroso, que todavía conserva algunos de los documentos que le presentaron que aseguraban que había armas de destrucción masiva en Irak.

Como presidente de la CE, Durão Barroso fue uno de los rostros de la troika durante el programa de rescate de Portugal (2011-2014).

“El objetivo del programa de rescate fue apagar un incendio, no fue ni podía ser resolver todos los problemas estructurales de la economía portuguesa, que se mantienen en amplia medida. Portugal continúa a mi parecer muy vulnerable y sería bueno que en Portugal no hubiera ilusiones sobre eso”, dijo.

En ese sentido, consideró que después de las últimas elecciones -que dejaron en Portugal un Gobierno socialista apoyado por las fuerzas de la izquierda radical- se agravó la desconfianza que existe en los mercados de los principales agentes económicos internacionales.

Cuestionado sobre si le preocupa el creciente peso de entidades españolas en la banca lusa, Durão Barroso sostuvo que la nacionalidad del capital es “secundaria”, siempre que sea en el ámbito de funcionamiento del mercado europeo.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada