Ovation of the Seas, lujo, placer y vida muelle y regalada

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La delegación del Puerto de Vigo con su presidente, Enrique López Veiga, al frente, durante la intervención del capitan del Ovation of the Seas, Henrik Loy.

 

La experiencia Ovation of the Seas es de lujo y placer. Tan sólo el tiempo climatológico le puede poner la proa. Como sucedió ayer en Vigo, durante su escala de 9 horas, camino de Gibraltar, el tiempo lluvioso deslució su escala. Procedía de Gijón y realiza un viaje posicional a China, donde establecerá su base para el mercado de ese país operando desde Tianjin.

El presidente del Puerto de Vigo, Enrique López Veiga, bromeó con el capitán del Ovation, Henrik Loy, durante el tradicional intercambio de metopas conmemorativas, y le prometió que para la siguiente escala le encargaría mejor tiempo.

En sus 347 metros de eslora, 41 de manga y 9 de calado, el megacrucero, con un casco de 168.666 toneladas de Registro Bruto, que se botó en febrero de este año, dispone de 2.000 camarotes con vistas exteriores virtuales, 16 cubiertas, 15 plantas, 12 restaurantes, 9 bares, casino y todo tipo de tiendas de lujo. Dispone también de una coctelera asistida por robots.

Dentro uno podría creer que está en un gran centro comercial y deportivo o, mismamente, en un parque de atracciones donde el pasajero está escaso de tiempo para experimentar todo. Piscinas, exteriores e interior, con generadores de ola, una cancha deportiva, rocódromo para practicar escalada y un simulador de paracaidismo… hasta coches de choque además de un teatro, una pista y escenario así como, a popa, con enormes cristaleras un escenario para representaciones y filmaciones con grandes pantallas con su bar al fondo. El casino también impresionante con muchísimas máquinas tragaperras y mesas de juego con sus respectivas ruletas.

Aunque tiene capacidad para casi 6.000 pasajeros, ayer viajaban 4.000. Por lo que se veía allí dentro todo estaba pensado para una vida muelle y regalada. Alguna familia y en general muchas personas mayores disfrutaban de sus instalaciones.

El presidente del Puerto marchó tras la ceremonia del intercambio de metopas. Las personas que lo acompañaban, entre las cuales estaba Remigio Cores, director de Bergé Marítima, realizaron una visita en la que tomaban muchas fotografías con sus móviles. Incluso  se improvisó un baile con el tema ‘Celebration’ en el que participó una desinhibida compañera de los medios de comunicación y también una persona de la comitiva.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada