El joven director ruso Maxim Emelyanychev lleva esta semana la batuta de la RFG

Maxim Emelyanychev debutó como director con tan solo doce años y en la actualidad es invitado por orquestas de renombre de todo el mundo

Maxim Emelyanychev debutó como director con tan solo doce años y en la actualidad es invitado por orquestas de renombre de todo el mundo

La Real Filharmonía de Galicia, RFG, celebra esta semana dos conciertos. El primero tendrá lugar el jueves en el Teatro Afundación de Vigo, a las 20.30 horas. Al día siguiente, el viernes, la orquesta tocará en Santiago, en el Auditorio de Galicia a las 21.00 horas. En ambas actuaciones llevará la batuta el joven maestro ruso Maxim Emelyanychev, que se puso por primera vez al frente de una orquesta cuando tenía tan solo doce años de edad. En la actualidad, a sus 28 años, es invitado por las principales agrupaciones de todo el mundo.

Destacado representante de la nueva generación de directores rusos, Emelyanychev nació en 1988 en el seno de una familia de músicos. Estudió dirección y piano en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, al tiempo que se formó en otros instrumentos como el fortepiano y el clavicémbalo. Ha obenido numerosos premios en competiciones internacionales de clavicémbalo y dirección desde el piano. En 2013 logró el máximo galardón en el certamen de teatro ruso “Golden Mask” como intérprete de clavicémbalo de la obra Cosi fan tutte en el Teatro de la Ópera de Perm. Es creador y líder de la orquesta de cámara Veritas y principal director de la orquestra Il Pomo d’Oro.

Los conciertos de Vigo y Santiago comenzarán con Le Tombeau de Couperin de Maurice Ravel. Iniciada en 1914, el autor compone la mayor parte de la obra tres años después, cuando, enfermo, había sido apartado del frente durante su participación en la Primera Guerra Mundial, en la que intervino como chófer del ejército. Compuesta por seis piezas, Ravel dedicó cada una de ellas a la memoria de amigos muertos en la contienda.

Los conciertos concluirán con la Séptima Sinfonía de Beethoven

Luego la orquesta tocará Pavana, de Gabriel Fauré. De ritmo pausado, pretende evocar la pavana que se bailaba a la corte española. La obra ha gozado desde su estreno de inmensa popularidad; hasta hoy se la escucha como fondo musical en televisión, publicidad o cine. Entre las versiones cantadas, una de las más populares es la de Barbra Streisand.

A continuación los músicos acercarán al público Capricho para orquesta de Francis Poulenc. Y los conciertos concluirán con la Sinfonía nº 7 de Beethoven, estrenada en Viena en 1813 durante un concierto de caridad para los soldados heridos en la Batalla de Leipzig, cuando el genial compositor tenía 43 años y ya estaba completamente sordo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: