María Moas, directora de Hotel Pazo de Altamira: “Los establecimientos necesitan marcas como Galicia Calidade para atraer a un turismo de calidad”

El café Altamira es el territorio del chef Alen Tarrio que trabaja la cocina de mercado

María Moas, directora del Hotel Pazo de Altamira, en Santiago de Compostela.

María Moas, directora del Hotel Pazo de Altamira, en Santiago de Compostela.

Hotel Pazo de Altamira es un establecimiento urbano, en pleno corazón de Santiago de Compostela, en el Mercado de Abastos. Su fachada lateral da a la plaza de la iglesia de San Agustín. Un lugar privilegiado para quien desee conocer o disfrutar de la zona histórica de la ciudad del Apóstol.

El edificio perteneció a los Condes de Altamira y los terrenos en dónde está situado hoy el mercado de Abastos otrora formaban parte de este pazo urbano.  Los arquitectos Creus y Carrasco realizaron el proyecto de acondicionamiento del inmueble para hotel. El diseño es moderno y limpio.

La vista de la ciudad, desde sus habitaciones, estimulante. Piedra y cristal invitan a contemplar esta zona con disfrute incluso en los días lluviosos.

Gustan de alojarse en Pazo de Altamira los peregrinos, la gente de negocios, familias que desean conocer Santiago, artistas…

El Café Altamira es el territorio del chef Alén Tarrío. La cocina de mercado es su línea de trabajo. “Mimarles y que coman bien” es el objetivo explica la directora del hotel, María Moas.

De izq. a dcha.: Sergio Arias, 'Queco' y el Chef Alén Tarrio con dos ayudantes de cocina, hotel Pazo de Altamira.

De izq. a dcha.: Sergio Arias, ‘Queco’, copropietario, y el Chef Alén Tarrio con dos ayudantes de cocina, hotel Pazo de Altamira.

Moas conoció en Londres a Sergio Arias, ‘Queco’, y a su socio Adrián Comesaña.  A la vuelta montaron el restaurante Curro da Parra. Luego “se enamoraron del Pazo de Altamira” –explica Moas- y desde hace tres años funciona con su gerencia el hotel para el que escogieron a María Moas con el fin de llevar la dirección.

María Moas contempla el Mercado de Abastos de Santiago desde una de las habitaciones del Hotel Pazo de Altamira.

María Moas contempla el Mercado de Abastos de Santiago desde una de las habitaciones del Hotel Pazo de Altamira.

Moas asegura que “los establecimientos necesitan marcas como Galicia Calidade para atraer a un turismo de calidad”. Y añade que la Q de calidad o Galicia Calidade es “una seguridad, un sentirse respaldado por un sello de garantía”.

En estos tres años el equipo de Hotel Pazo de Altamira ha sido testigo de muchas historias bonitas de sus huéspedes. Como la de aquellos peregrinos que se conocieron en el Camino y al llegar a Santiago decidieron casarse. En el hotel se enteraron, cuando vieron que ella salía vestida de novia. Luego celebraron en la intimidad del restaurante Café de Altamira la boda.

“Los hoteles nunca duermen…” explica la directora. Por eso quizá pueden acumular más experiencias que el equipo humano va conociendo por  partes.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1