Los negociaciones de VW y los propietarios de autos trucados avanzan hacia un acuerdo

Nueva YorkEl juez encargado de supervisar en Estados Unidos el caso sobre el trucaje de los motores diésel de Volkswagen (VW), Charles Breyer, expresó hoy su satisfacción porque las negociaciones entre la empresa, los afectados y las autoridades avanzan hacia un acuerdo.

En una vista celebrada hoy en San Francisco, el juez Breyer calificó de “sustancial” el progreso realizado por las tres partes desde que hace un mes señalase que VW había llegado a un acuerdo “en principio” con los propietarios de casi 500.000 vehículos afectados y las autoridades estadounidenses.

Los acuerdos finales, que están siendo negociados por los abogados de las tres partes, tienen que ser presentados ante el juez Breyer para su validación, el 21 de junio.

Breyer afirmó durante la vista celebrada hoy que los negociadores “han avanzado de forma sustancial en intensos esfuerzos diarios para finalizar el acuerdo, y lo que es más importante, están en camino para cumplir la fecha límite” impuesta por el tribunal.

El juez también repitió que los propietarios de los vehículos trucados con motores diésel de 2 litros recibirán una compensación “sustancial”, por encima del coste de reparación o compra.

El acuerdo también garantizará que los propietarios que no quieran sus vehículos reparados por VW podrán optar por vender los automóviles a la compañía alemana.

Con respecto a la situación de los alrededor de 90.000 vehículos que circulan en Estados Unidos con motores diésel trucados de 3 litros, Breyer afirmó que los técnicos de VW siguen trabajando para encontrar una solución técnica que permita arreglarlos.

A finales de 2015, las autoridades medioambientales de Estados Unidos revelaron el descubrimiento de una manipulación en los motores diésel de 2 litros de los vehículos Volkswagen que permite ocultar sus emisiones reales de contaminantes.

La manipulación se basa en un software que detecta cuando el vehículo está siendo sometido a un test de emisiones. El software reduce el rendimiento del motor para que las emisiones de óxidos de nitrógeno se ajusten a los límites impuestos por las autoridades estadounidenses.

Pero cuando el software detecta que el vehículo no está siendo sometido a pruebas, los automóviles de VW emiten óxidos de nitrógeno, un producto cancerígeno, hasta 40 veces por encima de los límites establecidos en Estados Unidos.

VW ha reconocido la manipulación, que afecta a millones de vehículos en todo el mundo, y que el mismo truco está instalado en motores diésel de 3 litros.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada