Puig, la gallega Textil Lonia, Tous, Festina Lotus y San Patrick, entre las 100 marcas de lujo del mundo

La luna, siempre sugerente, se transforma en joya en la nueva colección de Eugenia by TOUS. Diferentes gemas nos abren un mundo de emociones, colores y texturas que se convierten en el aliado perfecto para este verano.

La luna, siempre sugerente, se transforma en joya en la nueva colección de Eugenia by TOUS. Diferentes gemas nos abren un mundo de emociones, colores y texturas que se convierten en el aliado perfecto para este verano.

Puig, la gallega Sociedad Textil Lonia, compañía que comercializa las marcas Purificación García y CH Carolina Herrera, Tous, la marca de relojes Festina Lotus y San Patrick, con las enseñas Pronovias, San Patrick y La Sposa, se mantienen en el ‘top 100′ de las mayores compañías de lujo en el mundo, según la última edición del informe ‘Global Powers of Luxury Goods 2016′ elaborado por Deloitte, en el que España está presente por tercer año consecutivo.

En concreto, la catalana Puig y Joyería Tous han escalado cuatro y dos escalones, respectivamente, hasta ocupar los puestos 24 y 72, al tiempo que la gallega Sociedad Textil Lonia, fundada por los hermanos de Adolfo Domínguez, se coloca en el 71; Festina Lotus, en el 85 y San Patrick, en el puesto 96, con descensos de dos, cuatro y tres puestos, respectivamente.

Con una facturación conjunta de 222.000 millones de dólares en el pasado año fiscal, las ventas de las 100 mayores compañías de lujo del mundo se incrementaron un 3,6% durante este periodo. El ‘top 10′ acaparó casi el 47,9% de las ventas totales.

LVMH Moët Hennessy-Louis Vuitton, Compagnie Financiere Richemont y The Estée Lauder Companies se consolidan en las primeras posiciones del ranking, cuyo ‘top 10′ completan Luxottica Group, The Swatch Group, Kering, Chow Tai Fook Jewellery Group Limited, L’Oréal Luxe, Ralph Lauren Corporation y PVH Corporation.

Aunque el impacto de las nuevas tecnologías en el sector del lujo ha sido más gradual que en otros, lo cierto es que sus efectos se han empezado a notar ya de manera más decidida, según revela el informe.

Así, gracias a las redes sociales y a la democratización de los dispositivos digitales, los consumidores han provocado un cambio muy importante en el proceso de compra, al ser cada vez más capaces de decidir cuándo, dónde y cómo interactúan con las marcas de lujo. “El gran reto es la digitalización de las tiendas o ‘theater retail’, término que acuñó Burberry, donde se tenga una experiencia digital completa, se vean los pases y se pueda comprar en el momento lo que se ve en pantallas gigantes”, ha resaltado Juan José Peso-Viñals, socio responsable de Lujo y Moda de Deloitte.

En el caso de los ‘millennials’, que cada vez suponen un porcentaje mayor de los consumidores de cualquier producto, estas exigencias son, si cabe, aún mayores, apunta Deloitte, que recomienda a aquellas compañías que desean captarlos y retenerlos como clientes realicen una “fuerte inversión” en elementos ajenos a los propios productos, de manera que ofrezcan “una experiencia de compra única”.

IMPULSO AL TURISMO DE COMPRAS.

Por otro lado, según el informe, en los últimos años se ha experimentado un crecimiento muy importante en el llamado turismo de compras, de manera que en la actualidad supone el 40% del mercado de lujo personal, mientras que las compras en aeropuertos han crecido una media del 8% anual en la última década. La expectativa de que el tráfico aéreo se duplique en los próximos quince años supone, en opinión de Deloitte, una oportunidad única de crecimiento para el sector.

China sigue siendo el gran motor para este tipo de turismo, y se prevé que mantenga su posición de privilegio a medida que los más de 400 millones de ‘millennials’ del país asiático, una cifra superior a la población activa de Estados Unidos y Europa combinada en la actualidad, se integren en el mercado de trabajo y se conviertan en potenciales consumidores.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada