La emisión bruta de la deuda del Estado alcanzó los 237.424 millones en 2015

Moneda de euro.

Moneda de euro.

La emisión bruta de la deuda del Estado español alcanzó un volumen de 237.424,7 millones de euros en 2015, el 0,88 % menos que los 239.535,4 millones registrados en 2014, según desvela la Memoria del mercado de deuda pública publicada hoy por el Banco de España.

Dicha Memoria destaca que el programa de emisión del Tesoro se ejecutó de forma satisfactoria durante 2015, y permitió registrar de forma simultánea una reducción de costes con una ligera extensión de la vida media del saldo de deuda del Estado.

Así, el coste medio de la financiación obtenida en 2015 se situó en el 0,80 % (1,31 % en el caso de los fondos obtenidos mediante bonos y obligaciones y el 0,05 % en el de las letras), frente al 1,46 % de 2014.

Por su parte, la vida media de la deuda anotada del Estado se situó al concluir 2015, en 6,43 años, superior en algo más de 3 meses a la de 2014.

Los instrumentos que registraron una mayor actividad emisora en 2015 fueron las letras a un año (52.235,6 millones de euros) y las obligaciones a diez años (48.443,4 millones de euros).

“Uno de los rasgos más destacable de la actividad en el mercado primario durante 2015 es el significativo aumento de las emisiones convencionales de más largo plazo”, según dice el Banco de España, que añade que por lo que respecta a los bonos referenciados a la inflación, la actividad descendió alrededor de un 30 %, a pesar de la introducción de una nueva referencia a quince años.

La Memoria del Mercado de deuda publicada hoy por el Banco de España también desvela que la negociación en el mercado secundario de deuda del Estado, que alcanzó 12,5 billones, se redujo un 27,6 %.

Durante 2015, la mayor parte de la actividad se hizo con bonos y obligaciones no segregados, que representó el 83 % de los volúmenes contratados, y la negociación con letras del Tesoro representó el 15,3 % del total.

Por otro lado, la Memoria indica que en relación con las carteras registradas de bonos y obligaciones, la variación más cuantiosa se registró en las tenencias de inversores no residentes en España, que aumentaron en 51.700 millones, alcanzando el 50,9 % del saldo vivo, frente al 47,1 % de 2014.

En las carteras registradas de letras, la variación más significativa fue también el aumento de 6.700 millones protagonizado por los inversores no residentes, grupo que poseía al final de 2015 el 74,6 % del saldo vivo.

Los saldos mantenidos en las Cuentas Directas del Banco de España descendieron un 25,5 % en 2015 y se situaron al final de año en 1.682 millones, de los que el 41 % correspondía a letras del Tesoro y el 59 % a bonos y obligaciones.

El saldo vivo de deuda de otros emisores en el Mercado de Deuda Pública en Anotaciones se redujo en 5.565 millones, consecuencia principalmente de una amortización neta de 4.810 millones por parte de otras instituciones públicas distintas de las comunidades autónomas, explicada por la amortización en más de 5.000 millones del Fondo de Financiación del Pago a Proveedores.

Asimismo, las comunidades autónomas también registraron una emisión neta negativa de 755 millones.

El mercado secundario, tras los retrocesos de ejercicios anteriores, experimentó un descenso adicional del 32,3 %, con lo que el volumen total negociado se redujo hasta 24.200 millones.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada