El Tesoro pagó un 0,80% de media por emitir deuda en 2015, casi la mitad que el año anterior

Las comunidades autónomas registraron una emisión neta negativa de 755 millones de euros

Unos operadores durante una subasta de deuda en Madrid.

Unos operadores durante una subasta de deuda en Madrid.

El Tesoro Público pagó de media un 0,80% por las subastas de deuda durante 2015, casi la mitad que un año antes, cuando la rentabilidad promedio se situó en 1,46%, según el último balance anual del programa de emisiones de deuda.

Este coste se repartió entre un 1,31% de media para los bonos y obligaciones y el 0,05% en el caso de las letras. Además, la vida media de la deuda anotada del Estado se situó al concluir 2015 en 6,43 años, por encima de los tres meses al final de 2014.

En términos de volumen, la emisión bruta alcanzó los 237.424,7 millones de euros, el equivalente al 22% del PIB, con lo que se estabilizó prácticamente en los niveles de 2014.

Los instrumentos que registraron mayor actividad emisora en 2015 fueron las letras a un año (52.235,6 millones) y las obligaciones a diez años (48.443,4 millones).

El Banco de España indica que uno de los rasgos más destacables de la actividad en el mercado primario durante 2015 fue el significativo aumento de las emisiones convencionales de más largo plazo.

Por lo que respecta a los bonos referenciados a la inflación, la actividad descendió alrededor de un 30%, a pesar de la introducción de una nueva referencia a 15 años.

MENOS NEGOCIACIÓN EN EL MERCADO SECUNDARIO.

La institución dirigida por Luis María Linde explica también que la negociación en el mercado secundario, en el que se compran y venden títulos ya emitidos en primera oferta pública, que alcanzó los 12,5 billones de euros, se redujo un 27,6% en 2015 en relación con la registrada en 2014, como resultado de considerables caídas tanto en el ámbito de titulares (37,8%), como en el de terceros (18,4%).

La negociación entre titulares representó aproximadamente el 40% de la contratación total, mientras que el 60% restante correspondió a la actividad con terceros.

La mayor parte de la actividad se realizó con bonos y obligaciones no segregados (no separado en diferentes valores), lo que representó el 83% de los volúmenes contratados; la negociación con letras del Tesoro representó el 15,3% del total, y el 1,7% restante correspondió a los importes cruzados con instrumentos segregados.

Por tipo de operación, predominaron las operaciones al contado, con un 48,9% del volumen total de contratación; las operaciones simultáneas representaron un 33,7% y la cuota de contratación en repo se situó en el 15,1%.

CADA VEZ MÁS INVERSORES EXTRANJEROS.

Por otro lado, el balance del Banco de España indica que los inversores no residentes aumentaron sus carteras de bonos y obligaciones en 51.700 millones de euros, hasta el 50,9% del saldo vivo, frente al 47,1% de 2014.

A continuación, las carteras del sistema crediticio, incluyendo el Banco de España, aumentaron en 32.000 millones de euros, mientras que el grupo conformado por otras instituciones financieras y por las Administraciones Públicas, redujeron sus inversiones en 13.700 y 15.800 millones, respectivamente.

Por otro lado, en las carteras registradas de letras del tesoro, la variación más significativa fue el aumento de 6.700 millones de euros protagonizado por los inversores no residentes, grupo que poseía el 74,6% al final de 2015. Por el contrario, destacó la contracción de 2.500 millones en el caso del grupo de otras instituciones.

Los saldos mantenidos en las cuentas directas del Banco de España descendieron un 25,5% el pasado año y se situaron al final del año en 1.682 millones, de los que el 41% correspondió a letras del Tesoro y el 59% a bonos y obligaciones.

EMISIÓN NETA NEGATIVA EN LAS CCAA

Por último, el saldo vivo de deuda de otros emisores se redujo el pasado año en 5.565 millones, como consecuencia principalmente de una amortización neta de 4.810 millones por parte de otras instituciones públicas distintas de las comunidades autónomas, explicada por la amortización en más de 5.000 millones del Fondo de Financiación del Pago a Proveedores.

Asimismo, las comunidades autónomas también registraron una emisión neta negativa, que se cifró en 755 millones de euros. En el mercado secundario, tras los retrocesos de ejercicios anteriores, experimentó un descenso adicional del 32,3%, con lo que el volumen total negociado se redujo hasta 24.200 millones .

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada