Francisco González, director de Hotel Spa Nanín Playa: “Somos exportadores de la marca del destino, primero la local y después la de Galicia”

 

Francisco González, con la fachada trasera del Hotel Spa Nanín Playa a sus espaldas.

Francisco González, con la fachada trasera del Hotel Spa Nanín Playa a sus espaldas.

Hotel Spa Nanín Playa es un buque cara al mar, en primera línea de playa. Tan solo la piscina les separa de la playa que le da nombre. Sus balcones de forma redondeada recuerdan un tajamar de un buque que va rompiendo olas. Sanxenxo a diez minutos a pie. Nanín lleva 20 años atrayendo a un turismo familiar gallego y de fuera de Galicia. Habitaciones, estudios, apartamentos configuran un disputado lugar para pasar el verano.

Francisco González es su director. Hijo de un emigrante gallego en Venezuela que hace 24 años le dijo a su hijo que se fuera para Galicia que él iba detrás. Pero desde entonces su hijo lo está esperando regiendo el negocio familiar. De todas formas, su inversión ha sido más que acertada. Francisco solo se queja de que no se le pega el acento gallego en el habla…

IMG_0788

Hijo de emigrantes gallegos en Venezuela, Francisco González dirige el Hotel Spa Nanín Playa.

Francisco describe Nanín como “una gran sorpresa” para el cliente por su posición respecto a la costa con su piscina y playa, con el fondo de la bocana de la ría de Pontevedra con la isla de Ons. Y la salida es ya como amigo, un conocido, más allá de lo que es un cliente. “Quieren volver y hacen de Hotel Spa Nanín Playa su lugar habitual de vacaciones”.  Y González describe el ambiente de este hotel como “familiar, cálido, trato cercano y amable…”.

El hotel es una inversión familiar de “toda una vida de trabajo” de emigrantes, explica Francisco González. Su padre quiso construirlo en su municipio natal, Sanxenxo. Con un carácter innovador porque como explica el director en el año 95 se apostó por la modalidad de apartamentos cuando todavía no se sabía la demanda que habría. Pasillos amplios, mucha luz una planta, la tercera, de habitaciones… y, hace tres años, la oferta lúdica del agua, el spa.

El verano “es la época de mayor trabajo” y añade que entonces “el día y la noche se unen y para nosotros no hay horario… y tenemos que dar el todo por el todo para los clientes”. Para ellos “es el momento de mayor descanso, de relajación… los de fuera de Galicia vienen a disfrutar de nuestro paisaje, de nuestro patrimonio y, sobre todo, de nuestra gastronomía y de nuestros vinos”.

Además de la enogastronomía, el turista viene a vivir la noche en Sanxenxo, las compras y el sol y la playa, valor a la cabeza del turismo que nos visita, describe el director de Nanín.

El menú diario de Nanín lo componen 5 primeros y otros 5 segundos platos donde un cliente puede elegir entre ellos, además de la carta. Arroces y guisos de pescado son los platos estrella en el restaurante.

IMG_0790

A sus espaldas la bocana de la Ría de Pontevedra y la playa.

“Nosotros siempre hemos entendido que en la calidad estaba uno de los valores de nuestro establecimiento”. Por eso, el primer sello de calidad conseguido fue el  SICTED, luego fue la Q de calidad y, finalmente, la certificación de Galicia Calidade.  “Fuimos a por Galicia Calidade y ha significado una mejora en los procedimientos, en la forma de trabajar. Creo que los clientes lo ven, lo perciben y lo agradecen. Invitamos a que nuestros colegas sigan también por este camino. Así ofrecemos un producto diferenciador y de calidad”.

González define al sector turístico gallego como un sector “joven” y “novedoso” frente a zonas del mediterráneo que en los años 60 ya eran exportadores de turismo internacional. Y concluye que “tenemos por delante un gran trabajo por hacer”. Al director de Nanín le gustaría que se trabajase por la “profesionalización”  tanto de la dirección como  el personal.  Y añade los idiomas, la internacionalización del producto turístico gallego, la desestacionalización  y prepararnos para “acoger miles de turistas cuyo invierno es nuestra primavera”.

El sector turístico lo describe “exportadores de una marca, la marca del destino. Primero la local y después una de siete letras que se llama Galicia. Por eso importa la calidad del servicio que ofrecemos”.

Francisco y sus dos hermanos han aprendido de su padre a “sentirse orgullosos de lo que hacemos” y así estar contentos. “Lo segundo sentirnos orgullosos de que somos una empresa de servicios”. De ahí, su empeño en darle a cada uno de sus clientes un “excelente servicio”.

El director de Nanín ha tenido trato con muchísimos clientes y algunos le han dejado huella. Son tantos que recuerda que el hotel cumplió 20 años en 2015 y que recientemente emitieron la factura número 20.000.

En estos años los clientes han cambiado de costumbres. Ahora tienden a diversificar y repartir sus días de vacaciones y las estancias son más cortas. Y apunta la llegada de Internet como un antes y un después en la parte comercial del negocio turístico.

Nanín se plantea los retos de “crecer”, llegar al “mercado internacional” y “mantenernos”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1