Jesús Ferreiro, presidente de la Fundación Titanic: “La verdad es que mi sueño hubiera sido reconstruir el Titanic a tamaño real”

Begoña Merino, comisaria de la exposición ‘Titanic, The Reconstruction': “El visitante se va a emocionar y va a salir con una experiencia para toda la vida”

Maqueta del Titanic abierta por este costado para ver dependencias.

Maqueta del Titanic abierta por este costado para ver dependencias. Copyright © Grupo ES., 2016.

Jesús Ferreiro no es un simple presidente de una fundación, en este caso, Fundación Titanic, sino que es una persona, humana donde las haya que ha conocido y tratado a los treinta y tantos supervivientes del famoso buque Titanic que naufragó en 1912. “Te cuentan historias en las que han visto morir a sus maridos, a sus hermanos, a sus padres… y lo contaban con pasión, llorando… y yo me acuerdo de las entrevistas y de esas charlas… me emociono porque recuerdo las imágenes y las caras,… y lo que pasó a bordo”.

“La verdad –sigue Ferreiro- es que disfrutaron mucho durante cuatro días, pero luego fue terrible la tragedia, sobre todo la pérdida de seres queridos viéndoles ellos… porque estaban en los botes salvavidas pero sus seres queridos en el agua muriendo congelados… ,y te cuentan que aquello era desgarrador y no podían hacer nada…”. Jesús describe todo como algo “entrañable” y “emocionante”. Lo sorprendente, para el director de la Fundación Titanic es que esto sucedió hace 104 años y nos sigue afectando. “Es que el mito del Titanic es inexplicable”, concluye este cormelán que ve realizado su sueño en esta más que exposición que empieza su andadura en la Estación Marítima de Vigo y que el 22 de agosto continua su periplo mundo adelante.

“El barco y lo que había en él era un símbolo de la soberbia. Era el mejor barco del mundo, el más rápido, el más cómodo y el más seguro. Era el mejor hotel del mundo.  Sin embargo, dentro había personas…”, razona Ferreiro. “Los que más disfrutaron esos cuatro día fueron los pasajeros de tercera clase. Con los que yo hablé, decían que era difícil olvidar lo bien que lo habían pasado”.

En la última película sobre el Titanic, la de Cameron, para Ferreiro el film se ha hecho bien aunque no responde a totalmente a la realidad. “Cameron ya dice que se inventa una historia de amor para contar la historia del Titanic”, explica. “Se concedió algunas licencias graves pero, claro, él se jugaba el dinero…”.

Y amplía Ferreiro: “El que más ha hecho por el Titanic es Internet. La palabra Titanic es una de las más tecleadas en el mundo. Cada día 27 millones de personas teclean para algo la palabra Titanic”.

Volviendo a la exposición, Ferreiro la define como una “historia donde hay muchas historias, y los objetos, los documentos, las imágenes, incluso la gran maqueta del Titanic son herramientas que nos sirven para contar esas historias, pero no inventadas… las historias verdaderas que me contaron los 39 supervivientes que yo conocí”. Por eso, insiste, es imprescindible visitar la exposición ‘Titanic, The reconstruction’ con la audio guía, que lleva una hora y media.

El verdadero sueño de Jesús Ferreiro está por realizar, reconstruir el Titanic a tamaño real pero … “un gallego pobre de Corme…” no podía acometer semejante empresa. De todas las maneras, recalca que la maqueta del Titanic que se exhibe en Vigo es la más grande del mundo. “Un trabajo de 9 personas, durante 3 años, de largas jornadas de trabajo que han hecho una obra de arte…”.  Y concluye: “Esto es un sueño de mucho dinero, muy largo, que por fin hemos podido hacer realidad”.

Con esta maqueta “la gente puede comprobar porqué el Titanic era el mejor hotel del mundo”.

Ferreiro explica que escogió Vigo para la primera exposición de Titanic, reconstrution porque “es la capital marítima de Galicia. Además por su amistad con el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga. Hemos elegido bien la ciudad y los vigueses se lo merecen porque son gente de mar… y se vive de la mar”.

Jesús Ferreiro recomienda a los empresarios a visitar la exposición porque van a aprender cosas de los grandes empresarios que iban a bordo. Los mayores empresarios del mundo desde Astor y Thyssen hasta Winder y Strauss… También había empresarios españoles como los Castellana (Víctor Peñasco y Castellana) de los más ricos de Europa. “Y se portaron ejemplarmente… Viajaban en primera clase. Hubo algunos que pudieron saltar al bote salvavidas y cedieron su puesto a una mujer”, subraya Ferreiro.

Jesús Ferreiro, un gallego de Corme, dice que para él la palabra Titanic “significa media vida porque llevo demasiados años pegado a él, con el corazón lleno de Titanic… Y conociendo a supervivientes –aunque ya han muerto todos- … “Con la que mantuve una relación genial fue con la más joven que iba a bordo, Millvina Dean que murió en 2009 con 93 años y con la que celebré sus últimos tres cumpleaños apagando las velas con ella…”, dice mientras trata de encontrar una frase que resuma lo que significa la palabra Titanic para él.

Ahora describe el cuadro de la gran escalinata donde Leonardo Dicaprio se declara a … [no recuerda Ferreiro el nombre] Kate Winslet  “con dos figuras, una el honor y otra la gloria, encima del reloj, y ese cuadro significa que el honor y la gloria siempre deben estar por encima del tiempo. Yo creo que esta es la buena definición de lo que era el Titanic”.

Begoña Merino, comisaria de la exposición Titanic, the reconstruction: “El visitante se va a emocionar y va a salir con una experiencia para toda la vida”

La comisaria de la exposición Titanic, The Reconstruction ha tratado de dar todo el protagonismo al barco. A través de las audio guías, el visitante va ya muy preparado con un mayor conocimiento de su historia para el encuentro con la gran maqueta del buque donde afloran todas las emociones contenidas. La maqueta, al estar abierta por un costado, recrea y permite ver sus interiores, tal como eran el primer día de su singladura.

Begoña Merino entró en contacto con la Fundación Titanic, cuando en 2012 para celebrar el centenario del naufragio se escogió un cuadro de la Fundación Enrique Gran, que Dicaprio estaba interesado en adquirir. Tras esta relación de cooperación Merino se hizo cargo de comisariar y diseñar la exposición ahora en la Estación Marítima de Vigo.

A nivel museístico lo más difícil para Begoña Merino ha sido “encajar la audio guía con los espacios ya que se trata de un exposición itinerante”.  El trabajo ha sido que tenga coherencia y que cuadre con el relato. “Este es el mayor reto que puede haber para un comisario de exposiciones”.  Y explica que “la exposición Titanic es un espectáculo completo”.

Se precisa hora y media para ver esta exposición. Comienza con un documental –de 17 minutos- para impregnar al visitante con la historia y todos los datos. Luego se van viendo los elementos expositivos –originales o recreaciones-, va evolucionando la emoción del visitante hasta llegar a la gran maqueta. Begoña añade que “mucha gente sale llorando”.

Para Merino la película de James Cameron “ha hecho una función fantástica de difusión de la memoria del Titanic, algo impagable”.  También reconoce que “hay gente que viene con unos tópicos, fruto de la contaminación de la película que no son verdad. Cameron se permitió unas licencias sobre un 70% de la realidad para darle más dramatismo”.

Merino define la exposición como “un encuentro multidisciplinar”.  Hay fotografía, audio, video, arte, historia … “El visitante se va a emocionar y va a salir con una experiencia para toda la vida”, más allá de una visita a una exposición.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2