Educación concedió casi 300 becas Erasmus menos el curso 2012-2013, tras cinco años de aumento

El número de estudiantes españoles que disfrutaron de una beca Erasmus durante el curso 2012-2013 fue un 0,7% menor que el curso anterior, según los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que señala que la caída se produjo tras cinco cursos consecutivos de incremento del número de Erasmus españoles. Concretamente, se concedieron 296 becas menos que en el curso 2011-2012, lo que cifra la participación de estudiantes en el programa aquel curso en 39.249.

 

Por nivel y tipo de estudios, quienes realizaban estudios universitarios representaban el 91,2 por ciento de los beneficiarios de las becas. A su vez, los estudiantes de FP recibieron el 7,1% de las ayudas y los de enseñanzas artísticas, el 1,7%.

 

La reducción del número de becas fue aparejada a un recorte del 40,51% de los fondos destinados a esta partida por parte del ministerio, hasta los 37,4 millones de euros y una reducción por parte de las administraciones de las Comunidades Autónomas del 28,5%, hasta los 15,2 millones de euros.

 

En cambio, la Comisión Europea incrementó un 13,06% su aportación al Programa Erasmus para España, cifrada en 40,8 millones de euros, y otros niveles de administración como las diputaciones provinciales y cabildos, los ayuntamientos y las instituciones de educación superior ampliaron también los fondos destinados a estas becas, aunque con una representación que, conjuntamente, supone 8,66 millones de euros (8 de los cuales provienen de las instituciones educativas).

 

De acuerdo con los datos del ministerio, uno de cada cinco estudiantes que fueron a estudiar al extranjero dentro del Programa Erasmus eran andaluces (21,6%), un total de 8.466; un porcentaje cercano al de madrileños (19,3), de los que 7.582 estudiantes recibieron beca.

Asimismo, los estudiantes catalanes (13,5%), valencianos (11,4%) y castellanoleoneses (6,2%) fueron los siguientes que tuvieron más participación en el programa.

 

De este modo, la Universidad Complutense de Madrid (1.929 estudiantes con beca), la Universidad de Granada (1.898), la Universidad de Sevilla (1.743), la Universidad de Valencia (1.503) y la Universidad Politécnica de Valencia (1.305) fueron las instituciones que más becas recibieron para sus alumnos.

 

CRÍTICAS DE LOS ESTUDIANTES

 

A juicio del presidente de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), Luis Cereijo, el recorte en el presupuesto y el número de becas cumple con “la hoja de ruta que se ha marcado el Ministerio” en materia de política universitaria.

 

“Empezó en abril de 2012 con el Real Decreto que subió la cuantía de los precios públicos, continuó con la destrucción total del sistema de becas del Estado y ha continuado con las becas Erasmus”, ha indicado Cereijo.

 

De hecho, ha indicado que, tras el recorte en el número de becas Erasmus “el año pasado intentó reducir la cuantía de las ayudas a mitad de año pero tuvo que arreglarlo porque le dijeron que eso no se podía hacer”. Asimismo, ha recordado el cambio en las condiciones de acceso a las becas, que también se produjo el curso pasado, y que sucedió “a pocos meses de que expirara el plazo” para solicitar las becas.

 

Por su parte, la presidenta de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), María Rodríguez Alcázar, ha expresado su temor de que la reducción de las becas “continue aumentando” y ha recordado que, en la actualidad, la cuantía de las mismas ya “no permiten” acceder a las becas Erasmus a estudiantes que no reciben otras becas del Ministerio.

 

“Algunos, con la beca de la comisión y la del ministerio pueden ir tirando, pero que haya familias que no entran en el umbral de renta previsto por el ministerio no quiere decir que puedan pagarse unos estudios en el extranjero. Con 300 euros no puedes ni pagar el alojamiento”, ha asegurado.

 

Además, según Rodríguez Alcazar, los requisitos de certificación de idioma son un obstáculo más para aquellos que “por no haber recibido una formación determinada” no pueden acceder al nivel B2 requerido, nivel que “no garantiza la universidad a sus estudiantes”. “Al final hay muchos costes ocultos para acceder a las becas, incluso la certificación de idiomas de la universidad cuesta 50 euros”.

 

En este sentido, ha asegurado que, “para muchos, irse es un poco surrealista por la inseguridad”. Según la presidenta de CANAE, “muchos deciden no irse por no poder adelantar el dinero, sin saber cuando lo recibirán”.

 

Por todo ello, Cereijo ha concluido que el Gobierno “ha demostrado que no va a apoyar de ninguna manera la movilidad internacional de los estudiantes universitarios” y ha acusado al ministerio de “mentir”: “No iba a haber más becas o más ayudas para los estudiantes sino que se iba a reducir el número de estudiantes que viven una experiencia Erasmus”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada