España podría controlar su patrimonio energético gracias al Hidrógeno

Fotografía facilitada por la organización del XXI Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno de Bjorn Simonsen, director de Desarrollo de Mercado y Relaciones Públicas de Nel Asa; Matthias Klietz, vicepresidente de Investigación de la División de BMW Motores; Javier Brey, presidente del Congreso y de la Asocación española de Hidrógeno; Tudor Constantinescu, consejero principal del director general de Energía de la Comisión Europea; y Jacques Pieraerts, vicepresidente de Comunicación de Relaciones Externas y Asuntos Ambientales de Toyota Motor Euroepa, de izda a dcha, durante la inauguración oficial del Congreso.

Fotografía facilitada por la organización del XXI Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno de Bjorn Simonsen, director de Desarrollo de Mercado y Relaciones Públicas de Nel Asa; Matthias Klietz, vicepresidente de Investigación de la División de BMW Motores; Javier Brey, presidente del Congreso y de la Asocación española de Hidrógeno; Tudor Constantinescu, consejero principal del director general de Energía de la Comisión Europea; y Jacques Pieraerts, vicepresidente de Comunicación de Relaciones Externas y Asuntos Ambientales de Toyota Motor Euroepa, de izda a dcha, durante la inauguración oficial del Congreso.

Países, como Alemania o Japón, “no quieren seguir importando combustible del exterior y quieren controlar su patrimonio energético” gracias al Hidrógeno, algo que España podría hacer también “perfectamente”, ha afirmado hoy el presidente de la Asociación Española del Hidrógeno, Javier Brey.

Brey ha destacado la sostenibilidad de este tipo de energía hoy en Zaragoza, donde se celebra por primera vez en España el XXI Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno, que reúne a más de mil profesionales del sector de más de 60 países, incluidas gigantes del automóvil como Toyota o BMW.

En declaraciones a los medios de comunicación, Brey ha señalado que el Hidrógeno es sostenible no solo por el ahorro en importaciones, sino también porque no contamina y puede ser producido localmente, además de ser un elemento “tremendamente versátil”, con las mismas aplicaciones que cualquier otro tipo de energía, por lo que está llamado a ser “uno de los vectores energéticos del futuro”.

Esta ocasión será, a su juicio, “muy buena” tanto para que desde fuera sean conscientes de los avances en este terreno en España, como para tomar nota de lo desarrollado en el extranjero, ya que cree que falta una estrategia nacional en torno al hidrógeno, que podría reducir la dependencia energética con el exterior, así como reducir la contaminación atmosférica.

Para la elaboración de esta estrategia, ha abogado por ofrecer incentivos y fijar objetivos claros y no tanto por “subsidios o subvenciones”.

España tiene previsto gastar en 2016 hasta 30.000 millones de euros en comprar petróleo e importa el cien por cien del combustible para transporte y casi todo el de la industria, salvo el generado por las renovables.

Todos esos recursos podían ir destinados a desarrollar la tecnología del hidrógeno, ha afirmado.

Javier Brey ha señalado también que hay países que se plantean contar con cientos de miles de vehículos de hidrógeno entre 2020 y 2025, mientras que en España, de los 2.800 que se han fijado como objetivo para 2020, todavía no hay ninguno.

No obstante, ha subrayado que algunas comunidades autónomas, como la anfitriona del congreso, Aragón, han sido “más visionarias” y están implantando antes estas medidas.

En la inauguración, a la que ha asistido el presidente de Aragón, Javier Lambán, entre otras autoridades, han intervenido el presidente de la Association for Hydrogen Energy, Nejat Veziroglu, quien ha recalcado que el hidrógeno no produce contaminación, ruido o gases de efecto invernadero y que es la energía “más eficiente” y “más barata”.

En su opinión, las compañías petrolíferas terminarán teniendo que pagar por afecciones a la salud como ya hicieron las tabaqueras.

Aunque el proceso más habitual para obtener oxígeno es el reformado de gas natural, hay uno mucho más sencillo, la electrólisis en la que, a partir del agua, se separan las moléculas de hidrógeno y las de oxígeno mediante un dispositivo llamado electrolizador, ha explicado Ana Férriz, responsable de Consultoría y Formación de la Fundación Hidrógeno de Aragón.

Una vez almacenado el hidrógeno, otro dispositivo similar, la pila de combustible, realiza un proceso completamente inverso en el que ya genera la energía eléctrica y desprende calor y agua.

Uno de los aspectos notables de esta tecnología, especialmente en el ámbito de los vehículos de motor, es que no depende de la batería, como los coches eléctricos, sino de la capacidad de almacenar hidrógeno en los depósitos, ha señalado.

Férriz ha insistido en que la tecnología del hidrógeno está “completamente desarrollada”, que ya ha finalizado la fase de investigación pura y que ahora solo falta “el último empujón”, que cree que debe venir desde el sector público.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada