¿Quién dijo que no se puede mantener un compromiso?

Ochenta y ocho matrimonios coruñeses han celebrado hoy sus cincuenta años de casados con una comida en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, un acto organizado por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña en colaboración con Gadis.

Ochenta y ocho matrimonios coruñeses han celebrado hoy sus cincuenta años de casados con una comida en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, un acto organizado por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña en colaboración con Gadis.

Ochenta y ocho matrimonios coruñeses han celebrado hoy medio siglo de convivencia en un palacio frente al mar en el que, sorprendidos por la intriga de los más jóvenes, han compartido su secreto: “Hay mucho amor, y si hay amor, la pareja dura toda la vida”.

 

Ataviados con sus mejores galas, sobre todo una envidiable sonrisa, estas parejas no tan mayores han conmemorado sus bodas de oro en un día muy soleado de invierno en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, ante el que permanece atracado un gran crucero. El conjunto es idílico, como la ceremonia, todo muy dulce.

 

En el centro del enorme salón hay una pequeña mesa sobre la que descansa la tarta de milhojas de tres pisos con las figuritas de los novios que corresponde cortar a María Luisa y Teodoro, que ayer cumplieron 50 años juntos. Alrededor se han dispuesto las mesas redondas adornadas con flores que amenizan los homenajeados, casados entre el 1 de enero de 1964 y el 31 de enero de 1965.

 

En una de ellas se han sentado Pilar y Porfirio, Estrella y Manuel, María y Eduardo, y Fina y Alfredo. Todos tienen hijos y ellas son las que hablan.

 

“Aguantarse mutuamente y dar una de cal y una de arena” es para Pilar y también para María una de las claves para que el matrimonio resista, como lo es “respetarse” para Estrella. Fina ni se para a recordar lo malo: “Volvería a casarme con mi marido otra vez”.

 

Lo mejor es compartirse y los hijos, unánimemente, y entre las premisas más importantes en una relación destacan la educación.

 

Estrella cree que “hoy en día hay mucha libertad y se necesitan principios, valores” porque “no se aguanta nada y no se valoran las cosas”; para María lo fundamental es la educación en igualdad y, según Fina, “tiene que haber mucho amor, si no hay amor no hay comprensión”.

 

El homenaje ha comenzado a la una de la tarde con un aperitivo y una copa de cava. Hechas las presentaciones, los 88 matrimonios han tomado asiento para empezar a comer sobre las tres de la tarde. De menú se ha servido una crema de nécoras al aroma de armañac y meloso de ternera con minihortalizas y patata glaseada. Para terminar, tarta nupcial, como 50 años atrás.

Ochenta y ocho matrimonios coruñeses han celebrado hoy sus cincuenta años de casados con una comida en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, un acto organizado por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña en colaboración con Gadis.

Ochenta y ocho matrimonios coruñeses han celebrado hoy sus cincuenta años de casados con una comida en el Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, un acto organizado por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña en colaboración con Gadis.

Medio siglo después el mensaje sigue siendo el mismo: “Si quieres a tu pareja y tu pareja te quiere a ti, el amor durará toda la vida“, asegura Fina. Pilar invita a “tolerar la independencia de cada uno”, Estrella insiste en el “respeto” y María apuesta por la igualdad, en todos los sentidos.

 

El acto, organizado por la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de A Coruña en colaboración con Gadis, ha contado además con la presencia del alcalde de la ciudad, Carlos Negreira, quien ha querido compartir con estos matrimonios “la buena suerte” de una vida juntos.

 

“Han sabido tener un proyecto común, han vivido historias, algunas tristes, enfermedades, pero también ilusiones, y todavía tienen muchas ganas de seguir”, ha explicado el regidor al inicio de la comida.

 

En su opinión, estos 88 matrimonios son “una escuela de sabiduría” porque forman parte de la “transformación” que ha vivido la ciudad en los últimos 50 años, pero además, son un ejemplo de “superación y de saber entender al otro yo”, de “quererse tal y como son y de compartir un proyecto común”.

 

El baile cierra la fiesta como ha empezado, con un brindis. Porque 50 años de matrimonio son muchos años, pero algo buenos han debido de ser porque todos alzan sus copas para que la vida les permita celebrar muchos más.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada