Tortilla, bravas, croquetas y ensaladilla, tapas que el 70 % de los comensales toma con cerveza y el 27 % con vino

El cocinero Pedro Larumbe, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego; y el presidente de FEHR, José María Rubio,i-d., durante la rueda de prensa que ofrecieron hoy con motivo de la celebración del quinto Día Mundial de la Tapa, seña de la identidad gastronómica española, no sólo por lo culinario, sino porque representa un estilo de vida que implica socializar ante una barra de bar.

El cocinero Pedro Larumbe, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego; y el presidente de FEHR, José María Rubio,i-d., durante la rueda de prensa que ofrecieron hoy con motivo de la celebración del quinto Día Mundial de la Tapa, seña de la identidad gastronómica española, no sólo por lo culinario, sino porque representa un estilo de vida que implica socializar ante una barra de bar.

La tortilla de patatas es la tapa más pedida en los bares y restaurantes españoles, seguida de patatas bravas, croquetas y ensaladilla rusa, y se acompaña mayoritariamente de una caña, según se desprende del I Estudio sobre la Tapa, que se ha presentado hoy con motivo del Día Mundial de la Tapa.

A los españoles nos gusta tapear, también a los extranjeros que nos visitan, y dado que es conocida internacionalmente y una seña de identidad no sólo de la gastronomía patria sino también de nuestro estilo de vida, ha sido propuesta por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para que la Unesco la considere Patrimonio de la Humanidad y se le dedica un día mundial, el tercer jueves de junio.

Para celebrarlo, Saborea España y Turespaña han organizado rutas de tapas, concursos y degustaciones en todo el territorio nacional y en 31 ciudades del resto del mundo, y han hecho, con la colaboración del sector hostelero, un estudio sobre su consumo que ha presentado el secretario general de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR), Emilio Gallego.

Imagen facilitada por Saborea España que, junto con Turespaña promueve múltiples actividades en 29 países, para promocionar la tapa como seña de identidad de la gastronomía española, no sólo por su interés culinario, sino también por su componente social.

Imagen facilitada por Saborea España que, junto con Turespaña promueve múltiples actividades en 29 países, para promocionar la tapa como seña de identidad de la gastronomía española, no sólo por su interés culinario, sino también por su componente social.

Con el resultado de la coronación de la tortilla de patatas como reina de las barras, a la que siguen en orden de preferencia las bravas, las croquetas y la ensaladilla rusa. Tapas que el 70 % de los comensales toma con cerveza y el 27 % con vino.

Se tapea más los fines de semana (86,4 %), cuando se dispone de tiempo para compartir con los amigos, y sobre todo por la noche (42,33 %), con una media de entre una y tres tapas por cliente en el 65,27 por ciento de los casos. Los que más se congregan en torno a las barras tienen entre 30 y 45 años (76,2 %), seguidos del tramo 45-60 años (19,5 %).

Más del 58 por ciento de los establecimientos ofrece tapa gratis con la bebida, y cuando se cobra, el precio medio está en 2,50 euros, aunque se ha detectado una tendencia a las tapas más elaboradas y creativas, cuyo importe supera los cuatro euros.

Y aunque tapear es un hábito en todo el territorio español, sí hay diferencias regionales en cuanto a lo que se come. En Madrid ganan los callos, en Galicia el pulpo y los mejillones, en Cantabria las rabas, en Segovia los torreznos, en Málaga los boquerones, en Córdoba el salmorejo, en San Sebastián las gildas y en Salamanca las patatas revolconas.

Estudios al margen, la mejor forma de celebrar el Día Mundial de la Tapa es degustándolas en una barra, bien siguiendo algunas de las 35 rutas que ofrecen bebida más tapa a precio fijo durante todo el mes o asistiendo a ferias de la tapa como la que se celebra mañana en Málaga, actividades que pueden consultarse en la web diamundialdelatapa.es

Las tapas se degustarán mañana también en el aire, en el vuelo inaugural de la ruta de Iberia Express Madrid-Rennes; en los Paradores, que tienen un menú de esta cocina en miniatura en junio, y hasta la ONCE le ha dedicado un cupón conmemorativo del que emitirá 5,5 millones de unidades.

Uno de los objetivos del Día Mundial de la Tapa es que “se identifique claramente como producto español”, ha dicho el presidente de la FEHR, José María Rubio, así como aprovechar el tirón del turismo gastronómico (casi diez millones de visitantes en 2015) de España, por lo que con la colaboración de más de 400 restaurantes se han organizado múltiples actividades en 31 países.

Cursos de tapas y rutas en Frankfurt (Alemania), tapas inspiradas en personajes del Quijote en Bruselas, la feria gastronómica Tapasweek en Sao Paulo (Brasil), tapas y flamenco en Pekín o el “tapas break” de Chicago (EEUU) son algunos ejemplos del amplio programa desarrollado por Turespaña y Saborea España.

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, ha asegurado que el Gobierno “siempre ha visto que la gastronomía es clave para el turismo” y por eso se suma a su promoción internacional, mientras que el cocinero y presidente de Saborea España, Pedro Larumbe, ha defendido que la tapa es “patrimonio nacional” y que como tal hay que “defenderla y potenciarla” dentro y fuera del país.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada