Alejandro Touriño, gerente Hotel Campomar: “La empresa privada ha hecho muy bien los deberes”

IMG_1276

Alejandro Touriño, gerente de Campomar, a la entrada de este hotel enclavado a unos metros de la playa de A Lanzada, en el Municipio de Sanxenxo.

A unos metros de la mítica playa de la Lanzada, Hotel Campomar ha ido ganando estrellas desde hace más de 28 años y ahora aspira, con la nueva normativa, a ser tres estrellas superior. Un negocio familiar que ahora regenta Alejandro (Sanxenxo, 1983), hijo de la familia Touriño. De sus padres aprendió a “mimar al cliente” y tener un establecimiento “impecable”.

Es un poco parco en sus contestaciones pero se ve que tiene unas ideas clarísimas respecto al sector que conoció de manos de sus padres y para el que luego se formó específicamente. “Si tratas al cliente como te gusta que te traten a ti…”, dice con fórmula de manual familiar.

El público que acude a Campomar está en un ambiente tan familiar que hasta cada habitación tiene su propia mesa en el amplio y luminoso comedor. Esto lo agradecen mucho las familias que pasan una estancia vacacional. Familias y parejas que gustan de la playa de A Lanzada, que quieren estar a unos minutos de un casco urbano para hacer compras o cenar. Esta es la clientela “fidelísima”, subraya Alejandro, que año tras año se decanta por este destino, con la influencia propia del tiempo climatológico, claro.

La fortaleza del sector turístico gallego para Alejandro Touriño es “la empresa privada que, repite, ha hecho muy bien los deberes”. Y enumera: “buena atención, buen trato al cliente y calidad…”  y el esfuerzo de la segunda generación del sector por dominar idiomas.

Al mundo empresarial, el joven gerente de Campomar traslada el mensaje de que se “eviten localismos”. Y recomienda “ir unidos y defender la marca como destino”.

“Sellos como Galicia Calidade son muy importantes para nosotros porque plasman lo que ya estábamos haciendo”.  Cree que lo valoran los clientes y que, en igualdad de condiciones, es decisivo. “La marca Galicia Calidade suena bien y gusta a la gente de fuera”, resume.

En el otro plato de la balanza, Touriño señala carencias como la falta de comunicación (vuelos, traslados desde aeropuertos, falta de AVE). Y pide un esfuerzo a la Administración esa que se pelea en sus distintos niveles y puede no dejar poner el cartel adecuado que señalice un hotel.

En el horizonte, Alejandro Touriño desea que Campomar siga con su nivel de facturación y poder seguir creciendo. Y el objetivo de convertirse en un Tres Estrellas Superior.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada