José Ángel Esperón, propietario del restaurante Berberecho en Sanxenxo: “Yo me vi con el Berberecho 2 y sin el 1 y el 3. Y le llamé Berberecho a secas”

José Ángel Esperon, en su resturante de Sanxenxo, Berberecho.

José Ángel Esperon, en su resturante de Sanxenxo, Berberecho.

Es ingeniero informático y procede de familia de hosteleros. Para el la palabra berberecho tiene un significado familiar y de restauración. Su local Berberecho es el compendio de una tradición familiar. Se llama José Ángel Esperón y lleva 15 años al frente de Berberecho en el puerto de Sanxenxo.

Para los conocedores de la restauración en Sanxenxo existieron tres berberechos. En el 82 abrió el primero, Berberecho 1. Un pequeño local –de ahí la referencia a este pequeño marisco- que regentaba su tío. El cogió otro local y se llamó Berberecho 2. Su madre estaba en el Berberecho 3. Su tío cerró su establecimiento  y su madre cambió el nombre a Restaurante Carmen. Entonces, “yo me vi con el Berberecho 2 y sin el 1 y el 3. Y le llamé Berberecho a secas”, explica José Ángel Esperón.

Hace cuatro años,  Berberecho amplió su espacio tras una importante reforma, se añadió el comedor. También se amplió la oferta además de la clásica de tapas como puntillas, calamares, empanada, pulpo…  Se añadieron platos más creativos pero siempre con el espíritu de la tapa, cortados o fileteados para compartir. Elaboraciones más vanguardistas y, siempre, con producto gallego.

José Ángel se formó como sumiller en Madrid.

José Ángel se formó como sumiller en Madrid.

Si Berberecho está fuerte en cocina, no menos lo está en su bodega. Su carta cuenta con más de un centenar de referencias de todas las denominaciones de origen gallegas. No en vano José Ángel Esperón se preocupó de hacer un curso de un año de sumillería en Madrid, cuando en Galicia no existía nada de eso. “Intentamos vender más vino gallego”, declara.

Los clientes de Berberecho tienen entre 25 y 40 o 45 años y buscan un lugar para una comida o una cena informal.

Confiesa que no le costó adaptarse a la normativa del sello Galicia Calidade ya que siempre trabajaron con producto gallego y con vinos de las denominaciones de origen gallegas.

A José Ángel le gustaría que se desestacionalizase la temporada turística en Sanxenxo y poder abrir más meses ofreciendo el producto fresco y en condiciones  óptimas. “La estacionalidad aquí es muy marcada”. Para combatir esta afluencia en julio y agosto contrata más personal, aunque parezca exagerado.

El chico que se pagaba los estudios trabajando dos meses de verano en el Berberecho de sus padres –que le decían: “estudia, tu vales para estudiar. Esto de la hostelería es muy duro…”-   es hoy un hostelero orgulloso de la decisión que tomó.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
32