Haro quiere elevar su Batalla del Vino a fiesta de Interés Turístico Internacional

La Batalla del Vino de Haro.

La Batalla del Vino de Haro.

El Ayuntamiento de la ciudad riojana de Haro y el Gobierno de La Rioja trabajan para que la Batalla del Vino de este municipio sea declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, lo que esperan que sea una realidad en 2017, ha dicho a Efe el concejal jarrero de Cultura y Turismo, Leopoldo García.

La Batalla del Vino de Haro, que se celebra desde 1949 cada 29 de junio, festividad de San Pedro, es Fiesta de Interés Turístico Nacional desde marzo de 2011 y reúne una media de 10.000 personas procedentes de distintos países los años en los que se conmemora en un día laborable, como en esta ocasión, ha subrayado.

“Se está haciendo un trabajo muy minucioso”, con la previsión de poder entregar la candidatura a Fiesta de Interés Turístico Internacional en los próximos meses ante la Secretaría de Estado de Turismo, ha explicado.

El Ayuntamiento de Haro, ha dicho, aportará este año unos 5.000 litros de vino para la Batalla del Vino, cantidad que se verá “multiplicada por muchos litros más” que aportarán las cuadrillas, “cada vez más organizadas, que convierten el paraje de los riscos de Bilibio en un río de vino”.

Ha precisado que, entre los “ya habituales” a la Batalla hay un grupo de turistas australianos, que son “ya parte de esta fiesta y que se han convertido en un clásico” y, después, se trasladan a Pamplona para participar en San Fermín.

“Y es que todo el que viene una vez a la Batalla del Vino de Haro repite” y lo hace con el mismo entusiasmo que los vecinos de esta ciudad, provistos de “armas” tan diversas como sulfatadoras, botas y porrones; además de “bricks” grandes de plástico, que, en conjunto, convierten el paraje de los riscos de Bilibio en “un río de vino, que es la gracia de la Batalla”, ha indicado.

Ha recordado que la Batalla del Vino conmemora una vieja costumbre, en la que se coloca el pendón de Haro para dejar claro que los riscos de Bilibio son un estratégico lugar que pertenece a los jarreros.

Los “pleitos” entre los vecinos de Haro y los de la vecina ciudad de Miranda de Ebro (Burgos) por la posesión de los riscos es el origen de esta tradición.

La historia cuenta que, según una sentencia del Reino de Castilla de 1290, Haro tenía que reivindicar los riscos de Bilibio cada 29 de junio, festividad de San Pedro, ya que, de no hacerlo, pasaría a posesión de Miranda de Ebro.

Los romeros que acudían a cumplir con el rito, a finales de los años cuarenta del siglo pasado, iniciaron, como diversión, los primeros escarceos de tirarse vino para terminar en toda una “batalla”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada