Restaurante Carmen, cocina de producto gallego con un toque de modernidad

“Lo fuerte es el pescado de la ría” afirma su propietaria y cocinera

Carmen y Moncho, un tándem que hace posible Restaurante Carmen, en Sanxenxo.

Carmen y Moncho, un tándem que hace posible Restaurante Carmen, en Sanxenxo.

Carmen y Moncho forman un tándem cuyo fin es reinventar cada día, cada año, Restaurante Carmen, en el puerto de Sanxenxo. Son casi 35 años abriendo sus puertas para ofrecer producto gallego. Como explica Carmen Borrageiros, “lo fuerte es el pescado de la ría”. Pero esta cocinera-propietaria se atreve con todo y no es el primer foráneo que dice que su cordero o su cochinillo no desmerecen –al contrario- al que se degusta en las tierras propias de estos productos.

Eso sí. Las puntillas de calamar encebolladas y muy crujientes es algo casi obligatorio en Restaurante Carmen. Todos los que las conocen, las vuelven a pedir.  Y es que Carmen innova, y su empanada de mejillones con chorizo -que en un principio puede parecer un extraño maridaje el de estos dos productos- se la rifan sus clientes. El marisco, por supuesto, del acuario, fresquito, a la cocina.

IMG_1024

Trabajar producto gallego les ha otorgado las distinciones de la Q de Calidad y la certificación de Galicia Calidade.

Los postres, siempre caseros. Quizá, entre ellos, las torrijas desatan más pasiones en la clientela. “Es una receta de mis antepasados con algunas variaciones”, dice Carmen a los osados que se atreven a pedirle la receta.

Y es que en invierno, Carmen estudia la carta y cambia aquellos platos que “han tenido menos salida”. Hace pruebas; invita a unos amigos en plan ‘conejillos de indias’ y toma nota de las conclusiones, que incorpora a la carta.

Como ya trabajaban “todo lo posible” con producto gallego no le fue difícil conseguir la distinción de la Q de Calidad y, recientemente, el distintivo de Galicia Calidade.

Carmen no es de familia de cocineros, pero aprendió en familia a cocinar. Su madre delegaba en ella y le explicaba lo que tenía que hacer paso a paso. En el cole, cuenta, se brindaba a hacer las tartas para las fiestas. Así fue haciéndose entre pucheros. Y, cuando se casó, montó el restaurante.

La otra parte del tándem de Restaurante Carmen en Sanxenxo es Moncho Varela. Moncho es el perfecto jefe de sala al que no le importa entretener y entretenerse con cada cliente. Los mima, los cuida, los conoce… Tanto es así que Carmen a veces se sorprende de su amabilidad con la clientela.

IMG_1021

Describen Restaurante Carmen como “familiar y personalizado”.

Moncho describe la concina de Carmen como “basada al cien por cien en el producto con un toque de modernidad”. Sus clientes son aquellos que valoran un buen pescado de la ría y que, si son de fuera de Galicia, agradecen que se les asesore sobre los productos de nuestra tierra. Y ahí esta Moncho, también buen conocedor de los vinos gallegos de la cinco Denominaciones de Origen de Galicia. Y ejerce así: “No tenemos ningún espumoso que no sea gallego”.

Un restaurante a medida del cliente. “Familiar y personalizado” donde es posible cualquier adaptación, explica el jefe de sala. Su batalla diaria la describe en los muros capitales que son  “servicio, calidad y producto”.

A Moncho se le nota enamorado del destino Sanxenxo. “Referente a nivel mundial” del turismo. Y reconoce que el mundo empresarial es consciente de esto.

Confiesa que antes de cerrar, a eso de las 2 de la madrugada, le gusta sentarse en una mesa de la terraza, como un cliente más, con una copa de vino y ver pasar a la gente por el paseo de la playa del puerto de Sanxenxo. “Es la mejor pasarela del mundo”, añade fuera de micrófono.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1