Comienza el foro del BCE con la tormenta por el ‘Brexit’ como telón de fondo

La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen (en la imagen), y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, no intervendrán en el foro como estaba previsto inicialmente.

La presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen (en la imagen), y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, no intervendrán en el foro como estaba previsto inicialmente.

El foro que organiza anualmente el Banco Central Europeo (BCE) arrancó hoy en el municipio portugués de Sintra, mientras continúa la tormenta por las consecuencias del “Brexit”, con bajadas generalizadas en la Bolsa e incertidumbre en los mercados.

Aunque la decisión del pueblo británico de abandonar la UE no figura en el orden del día, se espera que durante la reunión se transmita un mensaje de tranquilidad a los inversores, tal y como ya intentaron hacer los bancos centrales el pasado viernes, cuando se mostraron abiertos a facilitar liquidez en caso de que sea necesario.

De hecho, durante su discurso inaugural de hoy, el máximo responsable del BCE reconoció la sensación de “tristeza” que percibe en Europa tras la decisión de los británicos de dejar el proyecto comunitario.

“Vamos a dejar las circunstancias extraordinarias en las que nos encontramos, que envuelven a nuestros amigos británicos y a toda la Unión Europea. Intenté encontrar una palabra que defina nuestros sentimientos, y probablemente la mejor es la de tristeza al ser testigos de un cambio de esta magnitud”, explicó antes de dar comienzo la cena de gala.

La cita ha sufrido, no obstante, dos bajas de última hora de calado: tanto la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, como el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, no intervendrán en el foro como estaba previsto inicialmente.

El órgano supervisor informó hoy de este cambio en el programa, aunque no desveló las razones de una alteración que, en la práctica, impedirá ver al presidente del BCE, Mario Draghi, junto a Yellen y Carney en el último panel del foro.

Draghi, de hecho, tiene previsto dejar Sintra antes de lo previsto para participar en el Consejo Europeo que se celebrará en Bruselas este martes y miércoles.

Tampoco acude a este encuentro el presidente del Banco Central de Chile, Rodrigo Vergara, pero sí se mantienen entre los ponentes otras personalidades como la vicepresidenta del Bundesbank alemán, Claudia M. Buch, o el ex vicepresidente de la Fed, Alan Blinder.

El foro, titulado “El futuro de la arquitectura monetaria y financiera internacional”, reúne durante tres días en el municipio luso de Sintra- a unos 30 kilómetros de Lisboa- a representantes de varios bancos centrales, profesores universitarios de prestigio y otros cargos directivos del BCE.

La iniciativa comenzó con una recepción y una cena de gala, precedida esta última por las intervenciones tanto de Draghi como del economista y antiguo vicepresidente de la Reserva Federal Alan Blinder.

El presidente del BCE también será el encargado de dar el pistoletazo de salida a los trabajos oficiales a primera hora de mañana, martes, con un discurso de introducción.

El orden monetario global y los retos a nivel macroeconómico y monetario serán los puntos a tratar en las conferencias posteriores.

Ya el miércoles será el turno de debatir sobre la reforma de la regulación financiera después de la crisis y de los cambios que se han producido en este mismo sistema.

El foro, que se celebra por tercer año consecutivo en la monumental localidad de Sintra, coincide en esta ocasión con un momento de especial agitación en los mercados debido a la victoria del “sí” en el referéndum del pasado jueves sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La victoria del “Brexit” supone un nuevo desafío a nivel institucional para los organismos comunitarios, que hasta ahora no se habían enfrentado a un proceso de separación como el que se inicia a partir de ahora.

Draghi no se pronunciaba personalmente sobre este asunto desde el pasado día 21 -antes de conocer el resultado-, cuando ya dijo que el BCE estaba preparado para hacer frente al impacto de esta contingencia, a la vez que insistió en sus recetas para la eurozona: reformas estructurales y más cooperación.

La única reacción oficial hasta hoy al triunfo del “sí” en el referéndum se había producido el pasado viernes, cuando el órgano supervisor garantizó en un comunicado que está “atento” a la evolución de los mercados financieros y que “se mantiene en estrecho contacto con otros bancos centrales”.

“El BCE está preparado para proporcionar liquidez adicional, en caso necesario, en euros y en moneda extranjera”, señaló la institución liderada por Draghi, que también insistió en que actualmente “el sistema bancario de la zona del euro es resistente en términos de capital y liquidez”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada