La UE acuerda prohibir la pesca de arrastre a más de 800 metros de profundidad

 La Unión Europea (UE) logró hoy un acuerdo sobre la pesca en las aguas profundas del Atlántico noreste que prohibirá las capturas a más de 800 metros de profundidad, una decisión que saludaron las organizaciones ecologistas.

El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea (CE) alcanzaron un acuerdo sobre un reglamento relativo a la pesca de aguas profundas que incluye la prohibición de la práctica del arrastre de fondo por debajo de los 800 metros de profundidad y prevé la introducción de vedas en zonas que contengan o puedan contener ecosistemas marinos vulnerables.

“Hemos logrado un compromiso equilibrado que protegerá el entorno de las aguas profundas y sus reservas pesqueras, poniendo fin además a la incertidumbre por parte de los pescadores europeos”, dijo en un comunicado el comisario europeo de Pesca, Karmenu Vella.

El acuerdo se refiere a la normativa sobre las pesquerías en aguas profundas, en vigor desde 2003, y pretende adecuar sus disposiciones a los objetivos de sostenibilidad de la nueva Política Pesquera Común.

Los buques de arrastre no podrán pescar por debajo de los 800 metros y las áreas con entornos vulnerables se cerrarán a la pesca por debajo de los 400 metros.

También se adoptarán medidas para aumentar los controles, como un método reforzado de observación para mejorar el conocimiento científico de las aguas profundas y se designarán puertos para llevar a cabo los desembarcos.

Además se prevé la posibilidad de retirar los permisos de pesca en caso de que no cumplan con las nuevas reglas.

“Este acuerdo constituye un gran avance de cara a respetar los compromisos contraídos por la UE en la Asamblea General de la ONU y aprovechar dichos compromisos para proteger los ecosistemas de aguas profundas en aguas de la UE”, dijo Matthew Gianni, de la organización Deep Sea Conservation Coalition (DSCC).

“Instamos a las partes a proceder a una aplicación rigurosa del Reglamento una vez haya sido formalmente adoptado y alentamos a la UE a continuar trabajando con otros países para reforzar la protección de los ecosistemas de aguas profundas en aguas internacionales”, añadió.

Las especies de aguas profundas se pescan a profundidades que alcanzan los 1.500 metros y suponen alrededor del uno por ciento de las capturas desembarcadas en el Atlántico Noroccidental.

Es un entorno frágil que, una vez dañado, es difícil de recuperar.

Tanto las capturas como el empleo asociado llevan años decayendo, debido a que las reservas cada vez son más escasas.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada