Pescadores denuncian que la nueva restricción de la UE sobre pesca de arrastre carece de base científica

Una pescadería en el centro de Madrid.

Una pescadería.

La Confederación Española de Pesca (Cepesca), que agrupa a 38 asociaciones de armadores de buques de pesca con 800 empresas del sector, ha calificado de “errónea” y “arbitraria” la prohibición de la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros en aguas comunitarias del Atlántico Nordeste, que acordaron este jueves las autoridades europeas en Bruselas, por considerar que “carece de base científica”.

La organización ha denunciado que la decisión tomada por el Parlamento, Consejo y Comisión Europea “solo responde a intereses políticos y a la cesión al chantaje y amenazas de los ecologistas radicales”.

Su secretario general, Javier Garat, ha defendido que los fondos donde trabajan las flotas de arrastre suponen “una porción relativamente pequeña del océano y son áreas seleccionadas, que han sido altamente productivas durante décadas y que lo seguirán siendo, si se controla adecuadamente el esfuerzo pesquero”.

Por ello, ha lamentado que se haya incluido esta medida, ya que “socava la legitimidad de las medidas de las organizaciones regionales de Pesca” y “reincide en el error de demonizar, sin ninguna evidencia científica, un arte altamente regulado y gestionado eficazmente”.

También ha asegurado que, sin esta prohibición, “el reglamento habría sido aceptado y celebrado por la mayoría de pescadores de la UE”, que desean realizar una actividad “responsable y sostenible”. De esta manera, Cepesca celebra la decisión de cierre de zonas donde haya constancia de ecosistemas marinos vulnerables, la congelación de la actividad pesquera en aguas profundas y la pesca exploratoria en áreas nuevas, una vez se evalúe su impacto.

Asimismo, apoya el protocolo que deben seguir los buques que, al faenar en profundidades superiores a 400 metros, encuentren algún indicador de ecosistema marino vulnerable y que exige detener la actividad y no reanudarla hasta que se aleje a más de cinco millas.

Las autoridades europeas también han añadido medidas de transparencia de la información sobre estos ecosistemas, por las cuales los barcos deberán proporcionar datos sobre las especies objeto de captura en estas zonas y los Estados miembros aportarán información sobre la ubicación de estos ecosistemas y sus evaluaciones de impacto.

Además, el 20% de las embarcaciones que realicen pesca dirigida tendrá que llevar a bordo un observador científico para garantizar la precisión de los datos.

El nuevo reglamento todavía debe ser aprobado por el Consejo, por la comisión de Pesca del Parlamento Europeo y, posteriormente, por el Pleno de Estrasburgo, previsiblemente en el próximo mes de noviembre.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada