El FMI cree que Portugal necesitará medidas adicionales para alcanzar un déficit del 2,2%

El jefe de la misión del FMI en Portugal, Subir Lall, en un viaje a Lisboa.

El jefe de la misión del FMI en Portugal, Subir Lall, en un viaje a Lisboa.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que Portugal necesitará aplicar medidas adicionales si quiere cumplir con la meta de déficit público marcada por el Gobierno luso, que se sitúa en el 2,2 %.

“Va a ser necesario tomar medidas adicionales para aproximarse a la meta de déficit del 2,2 %”, aseguró el jefe de la misión del FMI en Portugal, Subir Lall, en una entrevista divulgada hoy por el semanario luso “Expresso”.

Lall recordó que el FMI espera que Portugal cierre este año con un déficit público del 2,9 % -dato inferior al máximo del 3 % que le exigen sus socios internacionales- y consideró que esa cifra no supone un problema si el Gobierno mantiene la consolidación fiscal durante los próximos años.

“Las opciones son limitadas para hacer una gran corrección este año. Por eso, tenemos que empezar a mirar al frente. El camino a medio plazo tiene que ser articulado y clarificado”, señaló.

El FMI rebajó esta semana sus previsiones de crecimiento para Portugal hasta el 1 %, lejos de las estimaciones del Ejecutivo luso, que espera un avance del 1,8 %.

“La economía comenzó a desacelerarse en la segunda mitad del año pasado y pensamos que la incertidumbre desempeñó un papel a pesar de las condiciones cíclicas favorables. En este momento, el impacto de ese estímulo cíclico se está desvaneciendo rápidamente”, explicó.

En ese sentido, Lall reconoció que los datos del PIB del primer trimestre -avanzó un 0,9 % respecto al mismo periodo de 2015- fueron “un poco decepcionantes”, con una inversión más débil y un consumo “más fuerte” del que esperaban.

El jefe de la misión del FMI resaltó que Portugal debe “asegurar que las reformas se mantienen” y reconoció que están preocupados con algunas medidas del Gobierno, como el regreso a la jornada semanal de 35 horas para los funcionarios, que entró en vigor este viernes.

“En ciertos sectores, donde se debe mantener un cierto abastecimiento de servicios públicos, va a ser difícil gestionarlo. En la salud, por ejemplo. Y levanta dudas sobre las implicaciones presupuestarias”, sostuvo, antes de añadir que es importante hacer una revisión “profunda” de la administración pública.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada