Los 7.000 casos de ictus anuales tendrán una respuesta más rápida en Galicia

El conselleiro  estuvo acompañado en la presentación por el director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal Viñas.

El conselleiro estuvo acompañado en la presentación por el director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal Viñas.

El conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, destacó hoy que el Plan Ictus del Servicio Gallego de Salud permitirá disminuir la mortalidad de las personas que sufren un ictus isquémico en Galicia. A través de él, el Sergas disminuirá el tiempo transcurrido entre el inicio de los síntomas y la llegada al hospital, reducirá la demora en la confirmación diagnóstica, adecuará el procedimiento terapéutico a las necesidades específicas asistenciales del paciente y coordinará la actuación entre los distintos profesionales.

En Galicia se producen alrededor de 7.000 nuevos casos de ictus cada año, según datos de la Sociedad Española de Neurología. De hecho, señaló Vázquez Almuiña, está en el Plan de Prioridades de la Consellería de Sanidad porque es una de las causas de mortalidad en la Comunidad Autónoma; una de las patologías que causa más años de esperanza de vida perdidos; una de las dolencias que ocasiona más pérdidas de años de vida ajustados por discapacidad; y una de las causas de morbilidad hospitalaria; y, por último, supone a una de las causas de discapacidad permanente en la edad adulta.

Funcionamiento del Plan

El Plan, explicó el conselleiro -quien estuvo acompañado en la presentación por el director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal Viñas-, requiere una estrecha colaboración entre los servicios de emergencias médicas, los centros de atención primaria y los hospitales comarcales, y los centros de referencia.

En este sentido, cuando una persona sufra alguno de los síntomas de ictus, deberá llamar bien él o bien algún acompañante al 061. Estos síntomas se resumen en tres Fs: Habla (no ser capaz de decir correctamente palabras simples), Fuerza (no poder elevar los brazos a la misma altura más de diez segundos) y Cara (no mostrar todos los dientes al sonreír).

En ese momento, el médico de este organismo confirmará la existencia del ictus a través del protocolo específico, activará un código ictus y una ambulancia recogerá al paciente para su traslado al hospital más próximo, mientras la central del 061 avisa de su llegada. Una vez en el hospital, tendrá acceso prioritario al Servicio de Radiología del centro, donde se le hará un TAC craneal de diagnóstico.

Los médicos de urgencias contactarán con el Centro de Atención al Ictus, que estará disponible las 24 horas del día, los 365 días del año. En aquellos casos que por sus características sean susceptibles de fibrinolisis (recanalización vascular), esta medicación será administrada en el propio servicio de urgencias.

A través de videoconferencia con el neurólogo del Centro de Atención al Ictus, este podrá examinar a la persona mediante una cámara web de alta resolución, interrogarlo e interpretar el TAC que se le realizó. Luego de esta evaluación, decidirá si el paciente es candidato de ser trasladado a un hospital con una unidad de ictus -en Galicia hay tres, en A Coruña, Santiago y Vigo- para la realización de una trombectomía. El traslado se hará en el menor tiempo posible y, una vez allí, se realizará un tratamiento de neurología intervencionista consistente en recanalizar la obstrucción que está produciendo el ictus.

En esta línea, indicó Vázquez Almuiña, el subproyecto de Innovasaúde Central de Imagen Médica es lo que permite que las imágenes radiológicas estén disponibles con alta calidad diagnóstica para todos los profesionales del Sergas con competencias, independientemente de donde esta se genere.

El programa de videoconferencia ya se pilotó entre los hospitales comarcales del Salnés y Barbanza y el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, con elevados niveles de calidad.

Tipos y factores de riesgo del ictus

El ictus o accidente cerebrovascular es una enfermedad producida por un trastorno brusco de la circulación cerebral que altera el funcionamiento de una o varias áreas del cerebro. La interrupción del flujo sanguíneo provoca una merma de la aportación continua de oxígeno y nutrientes que precisan las neuronas para poder desarrollar sus funciones.

Existen fundamentalmente dos tipos de ictus: el isquémico es el más frecuente y se produce por la obstrucción o taponamiento de un vaso, que impide que la sangre llegue a una o varias áreas del cerebro y que puede ser transitorio. Si esta situación se mantiene en el tiempo, puede quedar una lesión permanente en la región afectada. El segundo tipo es el hemorrágico, aunque es menos frecuente. Se origina como consecuencia de la ruptura de un vaso dentro del cerebro o en sus envolturas y causa una hemorragia cerebral.

Esta patología es el resultado de la confluencia de un determinado estilo de vida y de circunstancias personales. Los factores de riesgo más importantes son la edad (más frecuente en mayores de 60 años); los antecedentes personales o familiares de enfermedades cardiovasculares; la hipertensión arterial; las dislipemias (colesterol y otros lípidos aumentados); la diabetes mellitus; el consumo de tabaco, alcohol y drogas; y la vida sedentaria.

El ictus se presenta de forma brusca e inesperada. Constituye una emergencia médica que requiere de una intervención inmediata para realizar el diagnóstico y el tratamiento, porque cuanto más tiempo dure la interrupción del flujo sanguíneo cara el cerebro, mayor será el daño.

CÓDIGO ÍCTUS

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada